La esgrima rompe barreras en Benetússer

Dos alumnos miden sus fuerzas bajo las indicaciones de Laura Pérez. / lp
Dos alumnos miden sus fuerzas bajo las indicaciones de Laura Pérez. / lp

El club La Robera inicia clases del deporte adaptado en el pabellón municipal El curso está dirigido por Laura Pérez, ganadora de la Copa de España de esgrima histórica y única tiradora de la comarca de l'Horta Sud

ADA DASÍ BENETÚSSER.

El deporte adaptado está de enhorabuena, después de dos años de trabajo, esfuerzo y búsqueda de patrocinadores, esta semana han comenzado las clases de esgrima en Benetússer para las personas con movilidad reducida, en el pabellón municipal, cedido por el Ayuntamiento. La iniciativa ciudadana impulsada por Salvador Esteve, Concha Martínez y Laura Pérez Aguado, campeona de la Copa de España esgrima histórica y única tiradora de l'Horta Sud, se ha convertido en una realidad, con el objetivo de fomentar la práctica de esta actividad deportiva, única en la comarca, de la mano del club la Robera Sala d'Armes.

«La esgrima incrementa la autoestima. Es uno de los deportes más completos en cuanto a ejercicio físico se refiere, a la par que uno de los más atractivos para el desarrollo intelectual», explica Laura. «Está lleno de emoción, y se potencia sobre todo la concentración, velocidad, equilibrio y coordinación. Se trata, de una práctica de evasión que agiliza los reflejos y agudiza la inteligencia», añade.

En 2015, la joven, que tiene como referente a su maestro Vicente Safont, comenzó con la promoción de este deporte en la zona mediante exhibiciones y reuniones con los ayuntamientos de la comarca para incluir la esgrima en las escuelas municipales, haciendo un especial hincapié en la práctica en silla de ruedas ya que esta modalidad había desaparecido de la Comunitat Valenciana.

Para poder poner en marcha el curso, ha sido necesario la construcción de los anclajes que superan los 3.500 euros cada uno, para que los contrincantes puedan medir sus fuerzas en la silla de ruedas, y para lo que han contado con la colaboración de PedalNet y Taller de Independencia.

Una de las alumnas de estas clases, Concha Martínez, concejala también del Ayuntamiento de Benetússer, resalta la importancia de esta iniciativa «para evitar el sedentarismo y fomentar las relaciones entre personas con las mismas dificultades». Hasta ahora, la única posibilidad de practicar un deporte adaptado era trasladarse a Valencia y esta iniciativa, permite acercarlo a los municipios de l'Horta Sud.

La Robera está compuesta por técnicos tituladas y cualificadas, un equipo de mujeres de todas las edades «con ilusión e ideas nuevas, con ganas de trabajar por la transformación social a través del deporte, por la integración y el respeto hacia personas con diversidad funcional o LGTBI», como remarcan. Esta sala dirige sus esfuerzos, sobre todo, a la creación de referentes de mujeres en la esgrima, a la recuperación de las dos armas que menos se practican, el sable y el florete, y también las modalidades de esgrima escénica y esgrima adaptada.

Desde el club apuntan que «hemos visto como el deporte adaptado en los años mejoraba la aceptación y la inclusión de las personas con diversidad funcional».

Fotos

Vídeos