División vecinal en la Patacona tras el anuncio de la residencia universitaria

El edificio en la playa de la Patacona. / lp
El edificio en la playa de la Patacona. / lp

Los habitantes destacan el potencial para hacer del barrio un «enclave cultural» pero exigen medidas al Consistorio para evitar los botellones y las macrofiestas

DANIEL NAVARRO ALBORAYA.

Los vecinos de La Patacona han recibido con sorpresa la noticia, que ya avanzó este periódico, de que una empresa construirá una residencia para más de 400 estudiantes universitarios en un edificio de este barrio de Alboraya. El mismo llevaba abandonado más de 10 años a la espera de que alguna firma se interesara por darle un uso.

El anuncio ha dividido al vecindario, entre los que aseguran que el proyecto puede ser una oportunidad para dinamizar el barrio y aquellos que advierten de los riesgos de que la zona se convierta en un barrio universitario, con los problemas habituales que denuncian de manera habitual los residentes de otras zonas de Valencia como Benimaclet o el Cedro.

«Estamos expectantes», aseguraró, Ana López, la presidenta de la Asociación de Vecinos Patacona - Vera. La representante explicó que «se han enterado de este asunto a través de los medios de comunicación» a pesar de que «se ha preguntado en varias ocasiones al Ayuntamiento por el asunto». En esta línea, la responsable aclaró que «hay opiniones diferenciadas sobre este tema», pero que «ante los posibles usos que podía tener el inmueble, esta no pensamos que sea mala».

«Creemos que es muy positivo que el edificio tenga por fin una utilidad y no siga abandonado, ya que podía suponer un peligro», explicó lópez e hizo referencia a que el mismo haya tenido que ser varias veces intervenido por la policía debido a desprendimientos de materiales en su fachada.

De igual manera, la portavoz recalcó la importancia de que la residencia «sea una forma de solventar los problemas que actualmente tiene el barrio» y destacó la oportunidad que supone para el municipio el poder hacer que la zona se convierta en un «epicentro cultural que atraiga iniciativas educativas».

A pesar de todo, López ha reconocido el riesgo que supone la llegada de más de 400 estudiantes al barrio. «El Ayuntamiento debe tomar medidas para impedir que el tiempo de ocio de los alumnos se convierta en un conflicto», recalcó la presidenta, que explicó que «no queremos que el barrio pase a ser un epicentro de botellones y de macrofiestas en solares, como la que se celebra hoy en Moncada».

En esta línea, López explicó que es importante que «el Consistorio no permita la apertura de pubs, discotecas o locales recreativos, ya que la zona está sobresaturada y los mismos prestan actividades que pueden ocasionar molestias a los vecinos por el ruido, la suciedad y el vandalismo». De igual manera, recordó que «la llegada de una instalación de este tipo obligará a incrementar la seguridad en la zona y dotar el barrio con más policía». Además aseveró que «es muy importante que se acondicionen nuevos espacios de aparcamiento, ya que la residencia puede agravar los problemas que ya sufre el barrio».

En esta línea, el alcalde del municipio, Miguel Chavarría, explicó que «todos los asuntos tienen sus puntos de vista y habrá gente que vea bien la dotación y otra que lo vea mal». El socialista apuntó que «el Ayuntamiento no conoce el proyecto ya que esto ha sido un acuerdo entre el banco propietario y la empresa interesada». No obstante, apuntó que «ahora la empresa impulsora tiene que pedir la licencia de obra y la de actividad, y solo si el proyecto se ajusta a la legalidad, saldrá adelante».

De igual manera, Chavarría recalcó que «desconoce» si esta residencia sumará puntos para que la Universidad Europea se instale en el barrio después de que el Consistorio se postulara como sede.

Fotos

Vídeos