Diputación da el primer paso para la reforma de la carretera de Moncada

La renovación integral busca la «solución definitiva» a los históricos problemas de colapsos de tráfico y seguridad vial que afectan a este tramo

M. C. VALENCIA.

La Diputación de Valencia ha iniciado el proceso para acometer la renovación integral de la carretera CV-315, en el tramo de Valencia a Moncada, al adjudicar el estudio correspondiente al proyecto. El área de Carreteras ha asignado la redacción de los estudios previos de mejora de seguridad vial y fomento de la intermodalidad a la empresa MS Ingenieros, por un importe total de 45.751 euros.

Esta actuación supone abordar «la solución definitiva a los problemas de colapso de tráfico y seguridad vial que afectan a esta vía desde hace años». El presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, resalta que «la seguridad» se ha fijado «como prioridad en el área de Carreteras». Respecto a la carretera de Moncada, «forma parte del plan para habilitar 132 kilómetros de vías ciclopeatonales», con el objetivo de «mejorar la seguridad de ciclistas y peatones y fomentar el transporte sostenible».

«Se está atendiendo a reivindicaciones históricas», destacó el responsable. La Diputación ha apuntado que este «cambio de paradigma a la hora de actuar en la red provincial de carreteras, favorece actuaciones que buscan soluciones en puntos de conflicto de tráfico y falta de seguridad, como la vía que une Valencia con Náquera, pasando por Moncada».

La institución indica que esta carretera se ha definido como «una senda medieval que unía núcleos de población de origen islámico y que hoy serpentea entre la huerta que resiste al urbanismo feroz».

En el tramo afectado, de unos cinco kilómetros y con los vecinos y vecinas de Poble Nou y Benifaraig como dos de los principales damnificados, «cobran especial relevancia los numerosos accesos directos sin ningún tipo de ordenación e intersecciones», que generan «situaciones de peligro y molestias continuas a los miles de usuarios diarios de la vía».

La Diputación recuerda que esto motivó que en verano de 2011 se redactara un estudio sobre el eje Valencia-Náquera «que no dio frutos y fue desechado por ser inviable a corto plazo».

La institución provincial añade que «el problema no terminó» y que «la CV-315 aún pide actuaciones que mejoren la seguridad vial y la funcionalidad de la misma, un arreglo que asegure unas condiciones mínimas, tanto para el transporte público como para un uso digno por parte de peatones y ciclistas». Igualmente, indica que «la elevada intensidad de tráfico y la siniestralidad serán dos de los aspectos a tener en cuenta, junto al trato respetuoso con la huerta y unas exigencias de diseño que potencien la movilidad en transporte público, peatonal y ciclista, integrando a todos los usuarios de la vía».

Así, se realizará un estudio de impacto ambiental en «coordinación interadministrativa» con el fin de «lograr así una actuación consensuada y viable que dé como resultado un eje integrador en el territorio que resuelva una demanda histórica de vecinos y vecinas».

Fotos

Vídeos