La dimisión de los psicopedagogos escolares desata otra crisis en el gobierno de Burjassot

El alcalde de Burjassot, Rafa García visita un centro escolar junto a la nueva edil de Educación, Olga Camps. / lp
El alcalde de Burjassot, Rafa García visita un centro escolar junto a la nueva edil de Educación, Olga Camps. / lp

Compromís acusa de «falta de comunicación y transparencia» al PSPV y el alcalde asegura que mantiene «total lealtad institucional» con sus socios de gobierno

DANIEL NAVARRO BURJASSOT.

El pacto de gobierno entre el PSPV y Compromís per Burjassot ha vuelto a sufrir otra sacudida a poco más de un año de las próximas elecciones municipales.

El cese de las actividades en el municipio por parte del gabinete de psicopedagogos que prestaban servicios en varios centros escolares públicos y concertados, causado por el impago de las facturas por parte del Consistorio, ha hecho estallar una nueva crisis de gobierno en el bipartito de izquierdas.

Fueron los de Compromís de Burjassot los primeros en denunciar su «malestar con la gestión que se ha hecho por parte del PSPV respecto al cierre del gabinete psicopedagógico». Los nacionalistas recalcaron que «no aprobamos las acciones que se han llevado a cabo» y criticaron que «nuestros socios de gobierno no hayan compartido con nosotros la información necesaria para actuar de manera conjunta y consensuada ante esta situación».

El primer edil niega los problemas en el Ejecutivo y recalca que hay «libertad a la hora de expresarse» Los nacionalistas culparon del cese de las funciones de los trabajadores a «la mala gestión de los socialistas»

Desde el partido manifestaron que «esta carencia de transparencia por parte de nuestros socios de gobierno ha imposibilitado conocer los hechos y condiciones a las cuales nos enfrentábamos, y no nos ha permitido valorar las posibilidades de actuación para gestionar la situación. Sin información al respeto no nos hemos podido posicionar ni participar en la investigación de una solución consensuada».

Precisamente, aclararon que «si los miembros de Compromís per Burjassot hubieran dispuesto de esta información el equipo de gobierno en su conjunto hubiera actuado de manera diferente y se podría haber encontrado una solución favorable para todas las partes implicadas. Esta reiterada carencia de comunicación y transparencia por parte de nuestros socios nos preocupa y esperamos resolverla por el buen funcionamiento de este equipo de gobierno».

Desde la formación aseguraron que «entendemos la decisión tomada por las trabajadoras del gabinete, de cesar su actividad, ante la situación insostenible en la cual se encontraban» y lamentaron «haber llegado a este punto por la mala gestión realizada por parte del PSPV debido a la carencia de previsión y por no haber dado una solución cuando todavía estábamos a tiempo».

Por su parte, el primer edil de Burjassot, Rafa García salió en defensa de su gestión y aseveró que siempre actua «en las situaciones sobrevenidas con responsabilidad y acorde a la legalidad y a los procedimientos administrativos». De esta manera, el responsable negó que «el equipo de gobierno esté en crisis» y añadió que entiende esta situación como una muestra de que existe «total libertad a la hora de expresarse, sobre todo, a la altura de legislatura en la que nos encontramos».

El responsable, recalcó a este periódico que desde el PSPV «mantenemos total lealtad institucional hacia nuestros socios, nunca ponemos en duda sus decisiones ni las hemos puesto, más bien, todo lo contrario, se apoya, aunque eso te pueda restar popularidad, ya que la institución está por encima de todo».

En el Ayuntamiento se esforzaron ayer en trabajar con normalidad. De hecho, en el pleno extraordinario, convocado con menos de 24 horas de antelación, el Ejecutivo aprobó una modificación de crédito en la cual se incluyeron las facturas atrasadas desde el pasado mes de enero a la empresa encargada del gabinete de psicopedagogos.

Además, García y la recién nombrada concejala de Educación, Olga Camps, iniciaron una ronda de visitas por diferentes centros educativos del municipio. La responsable viene a sustituir a Laura Espinosa, la exconcejala del área que presentó su dimisión la semana pasada, precisamente denunciando que dejaba el cargo por no poder «desempeñar adecuadamente la responsabilidad social de gestionar políticas educativas de calidad».

Más

Fotos

Vídeos