Dos detenidos por la agresión homófoba a una pareja gay en Picassent durante las fiestas

Imagen de uno de los agredidos. / lp

La familia de uno de los participantes en la pelea denuncia amenazas de muerte y ataques a su vivienda por «conocidos de las víctimas»

DANIEL NAVARRO PICASSENT.

La agresión homófoba a dos jóvenes gays por ir cogidos de la mano durante las fiestas locales de Picassent se saldó esta semana con dos detenidos, tal y como confirmaron a este periódico fuentes policiales. No obstante, recalcaron que el caso no está cerrado y la investigación continúa.

El incidente, que tuvo lugar el pasado sábado a las 17 horas, provocó policontusiones y cortes a las dos víctimas, después de que un grupo de jóvenes comenzaran a golpearles al grito de «maricones de mierda», de acuerdo con la denuncia presentada por la pareja tras sufrir la agresión.

Paralelamente, la familia de uno de los involucrados en el incidente también denunció ayer «el acoso y las amenazas que están recibiendo por parte de amigos y conocidos de las víctimas tras la pelea».

El padre de uno de ellos lamentó «el suceso» y confirmó que «su hijo está muy arrepentido de lo que ha pasado, ya que no es una persona agresiva, y así se lo ha hecho saber a los jóvenes». En esta línea, el responsable descartó que este incidente sea «una agresión homófoba» y apuntó que «se trata de un desencuentro fruto de las cantidades ingentes de alcohol y otras sustancias durante las fiestas de Picassent, en las que no hay suficiente control municipal».

«Uno de los jóvenes llamó mariquitas a la pareja, provocando el enfado de ambos. Mi hijo intentó calmar el ambiente, pero se empezaron a empujar y cuando estalló la pelea empezó a meterse gente por medio», explicó el familiar en su versión de los hechos. «Mi hijo no es una persona homófoba y respeta las tendencias sexuales de cada uno», detalló.

En esta línea, el padre subrayó que «tenemos miedo de que pueda pasar cualquier cosa y que de las amenazas verbales que nos llegan, se pase a lo físico y tengamos que lamentar cualquier desgracia». Igualmente confirmaron que recientemente «varias personas lanzaron piedras a su casa, en mitad de la noche, y huyeron con un vehículo, sin poder reconocerlos».

De acuerdo con la denuncia, entre los mensajes recibidos se encuentran «te están buscando, ya verás, ahora mismo si no soy yo la que te atropelle va a ser otro, pero vas a ser atropellado» o «corre como Forest Gump, porque como te encuentre vas a llorar».

Asimismo, apuntan a que el día que sucedieron los hechos las dos víctimas les dijeron «te vamos abuscar, esto no se va a quedar así, como te veamos por ahí te vamos a matar, mi gente te va a buscar y te van a pegar».

«Nos sentimos con miedo, amenazados, con mucha temeridad y con ataques de ansiedad, por lo que hemos tenido que ir al médico», explicaron los familiares, que pidieron publicamente que «este acoso termine de una vez».

Además lamentaron que «se esté llevando a cabo un juicio público y que se estén diciendo auténticas barbaridades a través de las redes sociales, compartiendo las fotos del menor». «Hay que dejar trabajar a la justicia y permitir que el proceso en marcha continúe», explicó el progenitor, «se acatará lo que diga un juez, pero mientras tanto no se puede llevar a cabo un juicio paralelo».

«En ningún momento justifico todo lo que sucedió, solo pido un poco de respeto», manifestó y recordó que «mi hijo se presentó voluntariamente ante la Guardia Civil, y aunque inicialmente fue detenido ya ha sido puesto en libertad».

Fotos

Vídeos