La detección de tres casos de legionela en Mislata activa el protocolo para evitar un brote

Limpieza de depósitos en Calicanto, donde se registraron más casos este verano.
Limpieza de depósitos en Calicanto, donde se registraron más casos este verano. / damián torres

El Ayuntamiento ordena cortar el suministro de las fuentes ornamentales y de consumo, evitar el riego diurno por aspersión y aumentar la cloración del agua

MARINA COSTA MISLATA.

Tres casos de legionela detectados en Mislata activaron ayer los protocolos de actuación y prevención para evitar un posible brote. Los dos primeros afectados, un hombre de 52 años y una mujer de 58, ya están dados de alta. La tercera es una mujer de 72 años, diagnosticada el 7 de septiembre, que permanece ingresada al padecer «una patología de base grave», según confirmaron ayer desde la Conselleria de Sanidad.

El Ayuntamiento abrió ayer una investigación y puso en marcha medidas prevención como la hipercloración de la red de agua, el corte del suministro de las fuentes ornamentales y de consumo y el cambio de los riesgos por aspersión a horario nocturno, así como el baldeo de las calles.

«Aunque la situación no es grave, porque se trata de casos aislados y diseminados, la Conselleria de Sanidad ha detectado tres infecciones por legionela en Mislata y ha iniciado la búsqueda del posible foco de infección», explicaron fuentes municipales.

En principio, «las tres personas afectadas no tienen ningún elemento en común, por lo que los técnicos están buscando en la ciudad torres de refrigeración u otras instalaciones que puedan considerarse de riesgo».

Signos de neumonía

La Conselleria comunicó ayer por la mañana al Ayuntamiento este último caso de legionela, el de una mujer que permanece ingresada desde ayer en el Hospital de Manises «con signos de neumonía».

Con esta son ya tres las personas infectadas en menos de un mes, ya que hubo dos anteriores, los días 14 y 21 de agosto, que afortunadamente «superaron con éxito la infección de esta bacteria y fueron dadas de alta».

Una de las medidas preventivas tomadas para evitar nuevos casos ha sido aumentar el nivel de cloro del agua potable. «Aunque los técnicos de la Conselleria han reconocido esta mañana que los índices de cloración de la red de Mislata son modélicos, en estos casos es aconsejable subirlo por si la bacteria se encontrara en la red de abastecimiento de agua», explicaron desde el Consistorio.

Además, el alcalde Carlos Fernández Bielsa ordenó, como medida de precaución, cortar el suministro de las fuentes ornamentales y de consumo, trasladar todos los riegos por aspersión de las zonas verdes a horario nocturno, para evitar contactos con la población, y hacer lo propio con el baldeo de las calles. En cuanto a las recomendaciones a los vecinos, la Conselleria de Sanidad recuerda que los principales consejos prácticos para prevenir la legionela son limpiar y desinfectar con lejía los filtros de los grifos, especialmente si han estado más de diez días sin usarse, dejar siempre enchufados los calentadores y evitar los aspersores de riego.

Tras recibir la llamada de la Conselleria de Sanidad, el primer edil convocó una reunión con los departamentos y servicios municipales implicados en la gestión de la salud pública, un encuentro al que también asistieron técnicos de la Conselleria y de la concesionaria del suministro de agua.

El alcalde informó a los grupos políticos y a toda la ciudadanía de la situación, pero mandó también un mensaje tranquilizador: «Lo más importante es incidir en que la situación en estos momentos no es grave y en que, según nos dicen los técnicos de la Conselleria, es probable que no haya más casos».

No obstante, «nuestra obligación es informar a la población y tomar todas las medidas de prevención que estén en nuestras manos», destacó Fernández Bielsa.

La dirección general de Salud pública de la Conselleria está realizando «encuestas epidemiológicas de los afectados y el envío de instrucciones al Ayuntamiento».

Estos tres casos se suman a los registrados este verano en Chiva, con ocho afectados, dos de ellos fallecidos. La última víctima mortal fue un vecino de Torrent, de 44 años, que poseía una vivienda en la urbanización de Calicanto. Si bien Sanidad aún no ha llegado a asociar este último caso con el brote detectado en Chiva.

Fotos

Vídeos