Los desencuentros por los presupuestos dejan el tripartito de Paterna en la cuerda floja

Miembros de PSPV, Pasip y Compromís presentan los presupuestos de 2018 hace unas semanas.
Miembros de PSPV, Pasip y Compromís presentan los presupuestos de 2018 hace unas semanas. / lp

Los tres partidos ponen en manos de la militancia la continuidad del Pacto del Batán tras el rechazo a las cuentas en la Junta de Gobierno por parte de Pasip y Compromís

DANIEL NAVARRO PATERNA.

Adiós al «matrimonio idílico» que el alcalde de Paterna, Juan Antonio Sagredo, había pronosticado para el tripartito de izquierdas que gobierna la ciudad. El pacto del Batán, que lleva en funcionamiento en el municipio menos de un año, quedó ayer en la cuerda floja, después del voto en contra de Compromís y Paterna Sí Puede a los presupuestos de 2018 en la Junta de Gobierno Local.

El desencuentro provocó de manera inmediata la indignación del PSPV, cuya portavoz, Paqui Periché, mostró su decepción por «el voto en contra de Compromís y Paterna Sí Puede» y advirtió que «someterán próximamente a la Asamblea local del partido la vigencia o no del Acuerdo del Batán» ante «las serias dudas» de que se estén compartiendo «los mismos objetivos» entre estas formaciones.

Compromís y Paterna Sí Puede lamentaron la decisión de su socio de gobierno y justificaron su decisión por la necesidad de «tener más tiempo» para atar algunos cabos sueltos de las cuentas municipales. Sin embargo, la celeridad para aprobar los mismos antes de vacaciones venía marcada desde la misma alcaldía, que venía buscando desde hace meses sacar músculo de convertir a Paterna en el primer municipio de más de 50.000 habitantes en aprobar sus cuentas para el próximo año.

En esta línea, se mostraron los portavoces de ambas formaciones, Juanma Ramón y Frederic Ferri que acusaron a los socialistas de «dejar a un lado las Juntas de Barrio y al Consejo Territorial de Participación en estos presupuestos, al no respetar la fecha para comenzar un proceso de información primero y de participación después». «Hay que ser coherentes, ya que el Partido Socialista ha rechazado en otras ocasiones las cuentas presentadas por el Partido Popular por este mismo motivo durante otros años», señalaron.

También, los responsables argumentaron su rechazo al documento debido a que «hay un informe del interventor alertando que el expediente presentado a la Junta de Gobierno Local se encuentra incompleto, sin estado de ingresos, sin adjuntar presupuesto anual a la firma pública de Gespa y al centro FIICV; y en contra también de las recomendaciones de la Secretaría en cuando a plazos y procedimientos para su aprobación». De igual manera aseguraron que «no entendemos las prisas del alcalde» y recordaron que «han pedido en diferentes ocasiones que se retrasara la Junta de Gobierno Local».

Los responsables aseguraron que, al igual que el PSPV, consultarán la viabilidad de mantener el Acuerdo del Batán con sus afiliados. No obstante, ambos apostaron por «poder seguir manteniendo un gobierno de izquierdas, con el mejor presupuesto de la historia de Paterna».

Por su parte, desde el Partido Socialista, achacaron el ritmo en el proceso de aprobación de las cuentas a la necesidad de que «en cada área calculen la cantidad de presupuestos con el que cuentan y conseguir mantener el buen funcionamiento de todos los proyectos previstos de cara al año que viene». Asimismo, recordaron que «el área de participación ciudadana está en manos de Compromís, y si no están satisfechos en este aspecto la responsabilidad es de esta formación».

De igual manera, lamentaron que «ambas formaciones votaran en contra, sin ni siquiera haberlo avisado previamente, cuando por este motivo podrían haberse abstenido, sin forzar esta situación en la que nos encontramos ahora».

Precisamente, manifestaron que «la Carta de Participación Ciudadana marca un mínimo de 400.000 euros para que los vecinos decidan un 30% de las inversiones, pero hemos decidido que esta cantidad ascienda al millón de euros, porque para nosotros es muy importante lo que opina la ciudadanía».

Esta no es la primera vez que los partidos integrantes del Pacto del Batán se ven enfrentados. Las diferentes posturas mantenidas en asuntos como el macrocentro de ocio Puerto Mediterráneo, la situación de la base militar o la construcción de un 'ecobarrio' en la localidad ha venido haciendo chocar a las tres formaciones desde el inicio de la legislatura, algo que siempre han achacado a «la normalidad democratica de un pacto de gobierno».

Sin embargo, el más que previsible rechazo a las cuentas, que podría darse en el próximo pleno, puede ser el punto y final de este equipo de gobierno, que podría, no solo devolver al PSPV a su situación en solitario en el Ayuntamiento, si no acabar en una moción de censura contra el propio primer edil, una opción que no descartaron desde Pasip.

Fotos

Vídeos