Juan Antonio Sagredo: «Dejo mi puesto en FGV porque Compromís no está haciendo bien su trabajo en el Consistorio»

El alcalde de Paterna, Juan Antonio Sagredo.
El alcalde de Paterna, Juan Antonio Sagredo. / lp

Juan Antonio Sagredo, alcalde de Paterna, anuncia que retoma la dedicación exclusiva en el Ejecutivo tras la crisis que ha estallado en el tripartito por los desacuerdos con los presupuestos

DANIEL NAVARRO PATERNA.

«Hay un problema muy grave con los socios de Gobierno y tengo que volver para poner orden en el Ayuntamiento». Así anunció ayer el alcalde de Paterna, Juan Antonio Sagredo, que regresa a su dedicación total en el Consistorio en una entrevista exclusiva a LAS PROVINCIAS.

El regidor firmó recientemente su excedencia en la empresa FGV, demostrando así su preocupación por la batalla interna que se ha desatado dentro del tripartito municipal, tras el voto en contra de Paterna Sí Puede y Compromís a los presupuestos de 2018 en la Junta de Gobierno Local.

Desde estas dos formaciones aseguraron que su rechazo a las cuentas, las cuales se aprobaron con los votos en solitario del PSPV, se debían principalmente a la celeridad de los socialistas de querer aprobar los presupuestos «dejando a un lado a las Juntas de Barrio y al Consejo Territorial de Participación».

«Compromís no está haciendo bien su trabajo en el Ayuntamiento», denunció el portavoz. El mismo, criticó los razonamientos de sus compañeros y recordó que «se convocaron las nueve Juntas de Barrio en el municipio, salvo la del distrito de Campamento, al no poder asistir el portavoz de Compromís, Juanma Ramón, porque estaba de vacaciones».

Asimismo, subrayó que «el presidente de Gespa es también el representante de Compromís y si no hay un presupuesto asignado a la firma municipal también es responsabilidad suya; al igual que los problemas que achacan al área de transparencia, cuya concejalía también esta en manos de esta misma formación».

«Había un calendario pactado para aprobar las cuentas y se presentaron públicamente hace un mes, lo que no se puede hacer es rechazarlas en el último momento y echar las culpas al PSPV», explicó el alcalde que recordó que «vamos a aprobar un millón de euros en presupuestos participativos y necesitamos tiempo para ejecutarlos porque se va a llevar a cabo un proceso de consulta vecinal y luego se tienen que coordinar las contrataciones y las ejecuciones». De igual manera, Sagredo recalcó que «cuando retomé mi empleo en FGV dejé un equipo de Gobierno, engrasado y funcionando, y ahora hay un Ejecutivo a dos velocidades».

El socialista se mostró a favor de «arremangarse» e «intentar solucionar las cosas». No obstante, censuró que «Pasip y Compromís hayan actuado como la oposición». «Los presupuestos no son algo baladí, esto no es una moción o un punto menor, es lo que hace funcionar al Ayuntamiento. Que hayan votado en contra me hace replantarme que no se está funcionando bien», añadió.

«Los socialistas hemos pecado de exceso de confianza», expresó el alcalde, el cual abogó por «crear una comisión que se reuna periódicamente para la revisión de la gestión municipal, siempre que el Pacto del Batán sobreviva a esto». Además criticó que «algunos estén más pendientes de las próximas elecciones y de sacar rédito electoral que de gobernar, y lo que no se puede hacer es sobreponer los intereses partidistas a los de los ciudadanos».

No es la primera vez que lformaciones integrantes del Ejecutivo de Paterna se ven enfrentadas. Las diferentes posturas mantenidas en asuntos como el macrocentro de ocio Puerto Mediterráneo, la situación de la base militar o la construcción de un 'ecobarrio' en la localidad han venido haciendo chocar a las tres formaciones desde que comenzó la legislatura, asuntos que alargaron el proceso de negociación durante cerca de año y medio.

«Es evidente que no somos el mismo partido y que no coincidimos en todo», manifestó el primer edil. «En estos 10 meses hemos funcionado bien entre las tres fuerzas políticas, y a pesar de que hay puntos de fricción y visiones diferentes, estamos de acuerdo en lo básico», concretó Sagredo, que no se explicó como Pasip y Compromís «intentan bloquear la acción de gobierno».

Sin embargo, esta crisis puede ser la última de este matrimonio a tres, que el regidor catalogó como «idílico» en sus primeros días de vida y que ahora se encuentra al borde del divorcio. Podría ser el punto y final, no solo para el tripartito, si no también para la continuidad del responsable socialista como alcalde, después de que Pasip no descartara poder llevar a cabo una moción de censura contra el regidor.

«Estamos acostumbrados a salidas de este tipo por parte de Paterna Sí Puede. Hoy dicen una cosa y mañana apoyan al Partido Popular», expuso el edil, que invitó al portavoz, Frederic Ferri, a «explicar a su electorado porque le hacen una moción de censura al PSPV apoyados en el PP».

El portavoz señaló que sigue «con las mismas ganas» con las que empezó a gobernar y anunció su intención de presentarse de nuevo a la alcaldía en las elecciones de 2019.

«A los paterneros lo que les interesa es las políticas que estamos llevando a cabo. Que les bajemos un 8% el IBI, que hayamos encontrado una deuda del 72% y en estos momentos este por debajo del 50%, que el paro haya bajado en el municipio o que vengan empresas a Paterna como Amazon, que vana generar empleo y riqueza», concluyó.

Fotos

Vídeos