Críticas en Mislata al esperar cuatro horas un discapacitado para preguntar en el pleno

Carlos Fernández Bielsa, en un pleno. / lp
Carlos Fernández Bielsa, en un pleno. / lp

Compromís denuncia la «nula sensibilidad» del alcalde con el vecino y el primer edil apunta que «se siguió el Reglamento Orgánico Municipal»

DANIEL NAVARRO MISLATA.

Casi cuatro horas. Este es el tiempo que tuvo que esperar un vecino de Mislata con minusvalía para poder intervenir en el pleno y pedir información al primer edil, Carlos Fernández Bielsa, por la falta de inversiones prometidas para reformar el Hospital Militar de la localidad.

La situación ha levantado críticas, debido al «delicado estado de dicho residente, que ha sido intervenido cuatro veces este mismo año, tres de ellas por amputaciones, y además sufre una aguda ceguera».

En esta línea, el portavoz de Compromís, Javier Gil Marín, denunció esta «situación tan desagradable». El edil explicó que «el vecino que había cursado correctamente el tedioso proceso para hacer una pregunta al plenario, me pidió que preguntara al alcalde la posibilidad de avanzar su intervención al inicio del pleno, debido al estado de salud en el que se encuentra, pero la respuesta fue un no estrepitoso».

El portavoz recalcó que esta situación «evidencia que a veces la imagen que se vende, no es la que corresponde con la realidad que se practica y demostró la escasa o nula sensibilidad del señor Bielsa con aquellos a los que sirve».

El propio afectado lamentó el trato que se le dio, ya que «en otras ocasiones se ha dejado intervenir a expertos y a agrupaciones afectadas sin tener que esperar a los ruegos y preguntas que se llevan a cabo al final de la sesión».

El vecino criticó «el trato recibido» y denunció que al hacerse eco de las críticas de Compromís recibí varios mensajes privados a través de las redes sociales del propio alcalde» llamándole «cínico y mentiroso». En dichos escritos, a los cuales tuvo acceso LAS PROVINCIAS, el primer edil acusaba al residente de «mentir descaradamente» y le advertía que pediría «un informe al secretario general con el acta del pleno».

«Espero que el hecho de pertenecer de manera activa a una formación distinta a la del alcalde no haya tenido nada que ver en este lamentable asunto», destacó el residente.

Por su parte, el alcalde socialista apuntó que «al vecino se le permitió hacer una pregunta en el pleno, como a cualquier ciudadano que lo solicita» y recalcó que «se le contestó amablemente en todo momento».

A pesar de todo, Bielsa destacó que «las preguntas se hacen siempre al final, cuando finaliza la sesión plenaria, tal como establece el Reglamento Orgánico Municipal (ROM), y tal y como explicó el secretario municipal tras explicarle la situación.

Fotos

Vídeos