La crisis del Batán se cierra en Paterna con presupuestos y el regreso del asesor

Representantes de Compromís, PSPV y Paterna Sí Puede, en una rueda de prensa la semana pasada. / lp
Representantes de Compromís, PSPV y Paterna Sí Puede, en una rueda de prensa la semana pasada. / lp

La Junta de Gobierno Local aprobó este martes las cuentas por unanimidad y ayer se reincorporó el encargado de comunicación del grupo de Compromís

MARINA COSTA PATERNA.

Paterna ha cerrado esta semana las dos heridas que abrieron hace algo más de tres meses la crisis en el Gobierno del Batán. La Junta de Gobierno Local aprobó este martes, por unanimidad de todos los grupos, los presupuestos para 2018, la prioridad que fijó el alcalde, Juan Antonio Sagredo, antes de abordar «cualquier otro tema».

Y, precisamente, este otro asunto quedó zanjado ayer mismo con la reincorporación del asesor del grupo de Compromís que fue destituido con un decreto de alcaldía.

El regreso del encargado de comunicación cierra el otro escollo que quedaba para afianzar el pacto. La confirmación de su regreso la dio el propio interesado, ayer a través de un correo electrónico.

Los representantes del PSPV y de Compromís no quisieron hacer nuevas declaraciones al respecto, pero fuentes municipales consultadas confirmaron ayer tarde que la nota predominante ahora vuelve a ser la «tranquilidad» y que la situación es de «normalidad».

Respecto al retorno del asesor, fuentes de Compromís señalaron que «era algo que se estaba esperando puesto que así estaba pactado».

Por su parte, fuentes socialistas explicaron que «el punto número uno, la prioridad desde el primer momento era aprobar los presupuestos y que, después de producirse ese hecho, vendría todo lo demás y así ha ocurrido». Con este intercambio de 'gestos' políticos, el Gobierno del Batán vuelve a la normalidad. De hecho, el próximo lunes está previsto que se celebre un pleno extraordinario para aprobar definitivamente unas cuentas que han pasado también por un amplio y detallado proceso participativo, otra de las peticiones reclamadas desde el seno del tripartito.

Paterna Sí Puede ya reclamó tiempo atrás que los presupuestos debían «ser participativos y dejar a los vecinos elegir inversiones por el valor del millón de euros establecido para los barrios de Paterna».

Hace un mes, Compromís pedía «una solución definitiva a la crisis con nuestro socio de gobierno, por eso pedimos al alcalde el cese inmediato de las actuaciones descalificando a Compromís y el restablecimiento del clima de confianza y lealtad indispensable entre socios de gobierno, así como la restitución inmediata del asesor destituido unilateralmente por el alcalde».

Por su parte, el PSPV y, posteriormente, su asamblea determinaron que el Pacto del Batán sólo se mantendría si se aprobaban las cuentas de 2018 antes de que finalizara el año, hecho que quedará cerrado definitivamente este lunes en el hemiciclo paternero.

El pasado mes de julio, sólo el PSPV avalaba el proyecto de presupuestos sin el apoyo de sus dos socios de gobierno, Compromís per Patena y Paterna Sí Puede, que pidieron más tiempo para «desarrollar unos presupuestos participativos».

La destitución del asesor y un cruce de acusaciones y reproches entre Compromís y PSPV acabó por abrir una crisis de gobierno que ahora parece cerrarse por completo, tras varios meses de mesas participativas, encuentros retransmitidos por internet y algunas reuniones entre sus líderes a puerta cerrada.

Fotos

Vídeos