Colas en la CV-35 provocan retenciones de dos horas en los accesos a Valterna

Colas en los accesos a Valterna, ayer tarde. / lp
Colas en los accesos a Valterna, ayer tarde. / lp

M. COSTA

paterna. Los accesos a Valterna se conviertieron ayer en una «ratonera», al registrarse colas de hasta cinco kilómetros en la CV-35, con más de 3.000 vehículos implicados. Algunos conductores atrapados «intentaban maniobras imposibles, tratando de dejar el coche en cualquier hueco y tratando de dar la vuelta en los escasos tramos de doble sentido de la zona». Toni Sáez, vecino de Valterna, permaneció «hora y media atascado entre las calles de un solo sentido del barrio. No he podido ir a recoger a mi hijo al colegio y he tenido que llamar a un familiar. Hemos pasado momentos de más de 10 minutos parados, sin avanzar ni un metro. Ha sido desesperante». Beatriz también se topó con el atasco. «Un trayecto que habitualmente me cuesta dos minutos, he tardado 30. Valterna es una ratonera y deben solucionarlo. Tenemos un verdadero problema de movilidad aquí».

El alcalde, Juan Antonio Sagredo, alertó en redes sociales del colapso en la pista de Ademuz. «Cuatro patrullas de Policía Local están empezando a sacar hacia el Liceo Francés los coches atascados en el barrio de Loma-Llarga». También señaló que el Ayuntamiento «ha encargado un estudio de movilidad para mejorar el tráfico del barrio».

Fotos

Vídeos