El club motero de Torrent exige al Consistorio una indemnización por el evento anulado

Un instante de uno de los encuentros realizados por el club motero en Torrent. / lp
Un instante de uno de los encuentros realizados por el club motero en Torrent. / lp

El Grup La Rabosa afirma que ha perdido «varios miles de euros» en la producción de la concentración que no llegó a realizarse por la publicidad «sexista»

ADA DASÍ TORRENT.

El Grup Custom La Rabosa de Torrent apunta con el dedo directamente al Ayuntamiento como el «culpable» de la pérdida de «varios miles de euros» tras anular la Matinal de su once aniversario, prevista para el pasado fin de semana, por «la presión y amenazas por parte de las delegaciones de Igualdad y Fiestas», según un comunicado, ante la publicidad «sexista» del evento.

La polémica por los folletos publicitarios de la concentración de motos se centró en el uso de fotografías de mujeres en bikini, que según el club, pertenecen a ediciones anteriores, y que denunció Compromís y el propio Ayuntamiento porque «atentan claramente contra la dignidad de la mujer».

Las críticas obligaron a la directiva a eliminar la publicidad del evento y finalmente, suspenderlo. «La cancelación nos ha causado un coste económico y un perjuicio moral de cara a la sociedad torrentina y valenciana», señalan y añaden que «son varios miles de euros los que llevamos gastados en la producción, demostrables con facturas». Por ello, exigen «ser indemnizados» y que el coste «debería asumirlo íntegramente el Ayuntamiento».

Además, insisten en que el Consistorio emita «un comunicado público de disculpas, tal y como se nos prometió el pasado miércoles 12 de julio desde la concejalía de Actividades Lúdicas, con Alfred Costa al frente, por atentar contra nuestra imagen, nombre y honor en nuestra propia localidad» y recuerdan que «hemos desarrollado una labor de colaboración altruista con otras asociaciones como Adisto, o con el banco de alimentos, entre otras».

En esta línea, remarcan que «los responsables deben disculparse públicamente a los torrentinos, y a los 2.000 visitantes que tenían previsto acudir al evento por las molestias ocasionadas» y que «reconozcan la colaboración conjunta entre Ayuntamiento y Grup Custom La Rabosa en dicho acto».

Por otra parte, el club también ha centrado sus críticas en las declaraciones de la concejala de Compromís en Torrent, Carme Silla, «que relacionó directamente las imágenes de nuestra matinal con los deplorables asesinatos de violencia machista» y las califican de «demagogas en un tema tan sensible como la violencia de género».

En esta misma línea, exigen «disculpas públicas» de la portavoz de Dones per Compromís, Meritxell Peris, «por relacionar las fotografías en bañador o bikini en una fiestas de la espuma, con la cosificación de la mujer». «En un acto como este, a 33º de temperatura, es evidente el uso de ropa de baño o de verano y a los hombres no se les cataloga por la indumentaria que lleven o dejen de llevar», explican.

Desde el Ayuntamiento señalan en un comunicado que la decisión de suspender la Matinal «fue adoptada de manera unilateral por parte de la organización de la misma, sin la intervención del Consistorio» y que en «ningún momento impide su realización en cualquier otra fecha».

Sin censura

Según explican, la reunión se celebró después de que la dirección general de Igualdad de la Generalitat notificara al Ayuntamiento «que procedería a incoar el oportuno expediente y denuncia si no lo hacía el Consistorio». «Son los representantes de la administración local los que toman la iniciativa para encontrar una solución al asunto y evitar cualquier acción legal de oficio o de parte que pudiera perjudicar al club motero», añaden.

De igual forma explican que «se instó al grupo a la retirada de la publicidad (como así se hizo) y a velar por las actividades que se desarrollasen en el evento, condicionando la cesión del espacio a la prohibición de actos que 'pudieran', (en condicional), denigrar la imagen de la mujer». También recuerdan que la inserción del logo del Ayuntamiento, como colaborador, obliga a las asociaciones a presentar el contenido de los materiales de difusión para su revisión.

El grupo municipal de Compromís también ha respondido al club señalando que se pidió la «retirada de la publicidad, no la cancelación del evento». Desde la formación no se explican «el cambio de actitud de la organización que ha pasado de un talante colaborador para evitar las muestras de sexismo a esto» y se reafirman en sus declaraciones sobre este caso porque «es sexista la publicidad en la que las mujeres son el reclamo pasivo para la mirada de los hombres».

Fotos

Vídeos