Claman justicia para el pequeño 'Bodi'

Bodi recibe atención en el hospital Valencia Sur, donde se le practicó una traqueotomía, un TAC y una transfusión de plasma. / lp
Bodi recibe atención en el hospital Valencia Sur, donde se le practicó una traqueotomía, un TAC y una transfusión de plasma. / lp

Al can lo encontraron agonizando en un contenedor en Torrent

ADA DASÍ TORRENT.

El caso del pequeño 'Bodi', un yorkshire, encontrado agonizando en un contenedor de Torrent con la mandíbula destrozada y la lengua perforada, mantuvo en vilo a cientos de personas a través de las redes sociales que esperaban que superara las terribles heridas de una paliza brutal. Los peores presagios se cumplieron y, a pesar de todos los esfuerzos que hicieron los veterinarios del Hospital Valencia Sur, el animal dejó de respirar el pasado viernes.

El perro fue rescatado de un contenedor entre la basura, inundado por las lluvias, envuelto en papel y metido en un capazo lleno de sangre. Según su rescatador, «no podía moverse y estaba en estado de shock» y con «una hipotermia muy grande», aunque todavía logró cruzar con él una mirada de complicidad para comprender que «su infierno había terminado».

Los intentos por salvarle la vida, contados minuto a minuto por Let's Adopt España que se hizo cargo del caso, fueron inútiles pero su muerte no ha sido en vano y ha dado pie a una petición en Change.org en la que se pide la intervención del Ayuntamiento de Torrent, Policía Local y Seprona para dar con el culpable del brutal maltrato, apoyada, hasta ayer, por casi 36.000 firmas.

Tras conocer el caso, la Policía Local de Torrent solicitaba la ayuda ciudadana para conseguir pistas que arrojen luz sobre cómo llegó el perro a esta situación. El concejal de Seguridad Ciudadana, José Antonio Castillejo, aseguró que la unidad de protección animal, creada hace unos meses, ya está actuando en el caso y se tienen varios indicios para continuar con ello.

De igual forma, Castillejo avanzó que se ha puesto en conocimiento de los otros cuerpos de seguridad, la Policía Nacional y Guardia Civil, ya que se trata de su demarcación, para que inicien una investigación. «Queremos encontrar al culpable o culpables de estos hechos y vamos a hacer todo los posible», afirmó.

El causante de esta brutal paliza se enfrenta a una sanción administrativa de entre 751 y 1.500 euros, tal y como recoge la ordenanza del Ayuntamiento de Torrent sobre tenencia de animales por maltrato. Además, si actuarán las fuerzas de seguridad se abrirían diligencias y el caso pasaría al juzgado.

Fotos

Vídeos