La Ciudad Fallera llega al área metropolitana

Llácer en Aldaia. El artista pinta un ninot para la falla de Sueca Literato Azorín. / d. tORRES
 Carsí en Alboraya. El profesional, con el monumento de L'Antiga. :: d. torres
Llácer en Aldaia. El artista pinta un ninot para la falla de Sueca Literato Azorín. / d. tORRES Carsí en Alboraya. El profesional, con el monumento de L'Antiga. :: d. torres

La cercanía con Valencia, las grandes naves y los buenos accesos facilitan la instalación de talleres fuera del cap i casal en detrimento de los barrios tradicionales del sector Algunos artistas de las máximas categorías abandonan la capital y se asientan en localidades de l'Horta

DANIEL NAVARRO VALENCIA.

Los talleres falleros echan humo estas semanas. A menos de un mes para que la Crida de comienzo a las fiestas josefinas de 2018, los artistas se afanan para que cientos de monumentos tomen las calles de gran parte de la provincia en el mes de marzo.

Sin embargo, la tradicional estampa de los ninots secándose en plena vía pública, instantánea obligada que anuncia la llegada de la fiesta, se aleja cada vez más del cap i casal y gana terreno en las calles del área metropolitana, donde cada vez son más los artistas de renombre que establecen sus talleres en los municipios de l'Horta, en detrimento de otros barrios tradicionales en la capital como Ciudad Fallera. Uno de ellos es Carlos Carsí. El joven, que trabaja en dos naves del polígono de Alboraya, abandonó la Ciudad Fallera hace tres años. «Es un municipio muy bien comunicado con Valencia, con conexiones mucho mejores que algunos distritos de la ciudad», subrayó. «Las naves de Ciudad Fallera se quedaban pequeñas para los volúmenes con los que trabajo y además están muy anticuadas», destacó Carsí. «Se necesitaría una renovación de las instalaciones y que se dieran facilidades económicas para incentivar las compras en el barrio y así volver a atraer a los artistas», explicó el artesano.

El profesional tiene en sus manos el objetivo de conseguir revalidar el primer premio de la sección especial para L'Antiga de Campanar con su conjunto 'Arre unicornio arre'. La comisión, que parte como una de las favoritas en las quinielas, persigue de nuevo el oro con uno de los presupuestos más altos del año, 170.000 euros. Pero no es el único proyecto de Carsí, que también está trabajando para otras comisiones como Lo Rat penat o Carrera Malilla- Isla Cabrera, como ya lo hizo para agrupaciones de la comarca como Torrent, Aldaia o Paiporta. «Aunque en la Categoría Especial hay mucha competencia, cada sector tienen sus exigencias, eso sí en todas hay un trato excelente», explicó.

Carlos Carsí, Vicente Llácer o Alberto Ribera son parte de los artesanos que no trabajan en la capital

Por su parte, Vicente Llácer optó por instalarse en el parque Industrial El Coscollar, en Aldaia. El maestro fallero, que anteriormente trabajaba en Picassent, se decantó por este espacio «por el gran tamaño de las instalaciones, la cercanía del parque con Valencia y los municipios de los alrededores, y los buenas vías de acceso, sin el agobio de estar metido dentro de la ciudad». No obstante, el responsable manifestó que también allí hay cosas que mejorar «instalar más contenedores o reforzar la iluminación», son algunas de las tareas pendientes.

El experto trabaja este año en la obra 'Universos Paralels i Leles', el monumento con el que busca hacer brillar a Sueca Literato Azorín, aunque también prueba suerte en Primera B con 'Revolta en Les Cuines' para Duque de Gaeta - Puebla de Farnals. No obstante, prepara cadafales más modestos en municipios como Torrent, Paiporta, Sedaví o Catarroja. «No hay diferencias a la hora de trabajar con las comisiones, con todas hay buena relación», recalcó.

En el mismo polígono se encuentra Alberto Rivera, que llegó a Aldaia hace siete años . «Comencé a trabajar en Torrent, pero se me quedó pequeño el espacio, así que me vine a Aldaia porque estaba cerca y había dotaciones grandes donde trabajar, de más de 700 metros cuadrados», explicó. El artista quiere hacerse con el oro en la categoría de plata con 'Quina Oloreta', la falla encargada por Grabador Esteve - Cirilo Amoros, a sumar también a 'Pallassos' para Espartero - Gran Via Ramón y Cajal, y otros montajes que llevará a Silla, Catarroja o Alaquàs. «En los pueblos el trabajo es más cercano y las obras lucen mucho más, en Valencia las calles están muy colapsadas», explicó Rivera, el cual detalló que «llevo trabajando para una comisión de Silla cerca de 4 años y la relación es magnífica».

También los hermanos García Pérez están preparando el proyecto infantil para Na Jordana desde su nuevo taller en La Cova de Manises. «Trabajábamos en un local en la avenida del Puerto, pero el año pasado tuvimos un incidente y parte del techo causó daños en algunos ninots. Tras esto, decidimos trasladarnos aquí, porque el precio del suelo es mucho más barato».

Con 'Nòmades. Donetes a Tota Màquina' quieren hacer brillar a esta famosa comisión del Carmen, que comparte taller con otros monumentos, como las dos obras para la Falla Nicolás Andreu de Torrent. «Trabajar para Na Jordana te sirve de escaparate pero trabajar en los pueblos sale más rentable y es una buena oportunidad para que los jóvenes artistas den sus primeros pinitos».

Fotos

Vídeos