Cien euros de media cuesta eliminar cada pintada vandálica en Paterna

El tiempo que destinan los operarios y el uso de materiales específicos para eliminar un sólo grafiti tiene un gasto aproximado de entre ochenta y cien euros, una cantidad que se multiplica en calles y plazas, fruto de los comportamientos incívicos «de unos pocos, que acaban repercutiendo en el bolsillo de todos los vecinos y vecinas de Paterna», recalcan fuentes municipales. Las pintadas se retiran con productos químicos decapantes que permiten eliminar los restos por capas. Los cuatro nuevos operarios, que se suman a los dos que ya formaban este equipo, se encargarán de retirar este tipo de pinturas vandálicas cuya eliminación dependerá también de la superficie afectada.

Fotos

Vídeos