Un centenar de personas se concentran en Catarroja para exigir la reapertura de Ca la Mare

La concentración de ayer, a las puertas del Ayuntamiento. / lp
La concentración de ayer, a las puertas del Ayuntamiento. / lp

El Consistorio emite un comunicado en el que advierte de que «ninguna persona se quedará sin atención» por Servicios Sociales

ADA DASÍ

catarroja. La protesta contra el cierre hace dos días, por parte del Ayuntamiento de Catarroja, de la sede de la asociación benéfica Ca la Mare, que da de comer a diario a 235 familias de Catarroja y otros municipios de l'Horta, congregó a más de un centenar de personas, ayer, en la plaza Mayor del municipio. Su presidenta, Giovanna Rodríguez, explicó que se ha presentado una denuncia en el juzgado de lo contencioso contra el precinto del local donde guardan los alimentos y ropa, y hacen los repartos. Además, también se ha interpuesto una denuncia ante la Guardia Civil.

Durante la concentración se recogieron firmas para solicitar al alcalde, Jesús Monzó, la autorización para la reapertura de las instalaciones, que se suman a la campaña iniciada en change.org, en la que a última hora de ayer llevaban recogidas más de 1.500.

Por su parte, desde el Ayuntamiento, emitieron ayer un comunicado en el que señalan que se «garantiza la asistencia a través de los servicios de Bienestar Social a cualquier persona que tenga una necesidad urgente». «Sobre las consecuencias que puede generar el precinto del local de una organización de carácter benéfico, el consistorio insiste en que ninguna persona se quedará sin atención, ya que el departamento está preparado para proporcionar la ayuda necesaria de manera inmediata», añaden.

Además, insisten en que el cierre de las instalaciones se ha realizado «por motivos administrativos debido a numerosas deficiencias en el ejercicio de la actividad que desarrollan». Las mismas fuentes destacan que «otros colectivos locales de estas características están trabajando sin ningún impedimento, ya que cumplen con la normativa», para desmentir que se trate de una «persecución política». El Consistorio recuerda que esta organización «no cuenta con licencia de actividad, declaración de responsabilidad ni plan de emergencias, ni tampoco garantiza el control y la trazabilidad de los alimentos que proporciona».

Fotos

Vídeos