Catarroja cierra Ca la Mare, que reparte alimentos a más de 200 familias

Giovanna Rodríguez, junto a las voluntarias en una descarga. / lp
Giovanna Rodríguez, junto a las voluntarias en una descarga. / lp

El Ayuntamiento ordena a la Policía Local precintar la sede porque carece de un plan de emergencia y normativa medioambiental

A. DASÍ CATARROJA.

Los usuarios y voluntarios de la asociación Ca la Mare, que tiene su sede en Catarroja, se encontraron ayer con el local donde realizan su actividad precintado por la Policía Local. La sorpresa fue mayúscula, sobre todo para su presidenta, Giovanna Rodríguez, que estuvo a lo largo del día de ayer buscando una forma legal para «levantar esta medida cautelar» y poder atender a las «cerca de 235 familias a las que repartimos alimentos a diario».

Fuentes municipales explican que este cierre ha sido debido a una cuestión de «seguridad y sanidad pública» y de «respeto a la legalidad». «Se está ejerciendo una actividad en un bajo, sin que esté regulada y sin informe técnico», además apuntan que «hemos recibido quejas vecinales porque tienen ropa amontonada, no tiene extintores, dejan las cosas al lado de los contenedores y cortan la calle para descargar los vehículos».

Además, advierten que el Ayuntamiento ha destinado un millón de euros a ayudas de emergencia, «tenemos un convenio con Cáritas» y también «hemos colaborado con los actos solidarios de Ca la Mare y les hemos concedido una subvención».

Estas razones no han convencido a Giovanna Rodríguez que denuncia una «persecución, porque visualizamos una situación que ellos no quieren ver» y advierte que no ha recibido ninguna comunicación municipal advirtiendo del cierre del local. «El día 15 de diciembre nos llegó un oficio para avisarnos que no teníamos licencia ambiental y el día 13 de este mes presentamos nuestras alegaciones, pero esto nos ha venido de sorpresa», señala.

«No hay derecho a que hagan esto, es un despropósito y han provocado una indefensión porque no tengo documentos para interponer una denuncia y levantar la medida cautelar», reclama. Además, añade que «tenemos alimentos en la sede y voy a pedir daños y perjuicios por todo esto si se estropean».

No obstante, desde el Consistorio señalan que «se puede entrar en el local siempre y cuando se solicite el permiso pertinente y acompañado por agentes de la policía para preservar la seguridad».

La presidenta advierte que el local «tiene una vía de incendios antigua y extintores» y que «no utilizamos el contenedor porque lo reciclamos todo». Giovanna también añade que «la ropa está en estanterías y colocada» y que «no hay material inflamable porque los alimentos están el latas o en cajas».

Las redes sociales se han movilizado en apoyo a la asociación que está reconocida por el Ministerio y participa en el reparto del Fondo Europeo de alimentos. Una de las primeras acciones que se han previsto es una concentración mañana a las ocho de la tarde en la plaza Mayor de Catarroja, además de una recogida de firmas en protesta por el cierre del local.

Ca la Mare reparte alimentos a diario a 235 familias y tiene como usuarios «a 921 personas que dependen de la asociación para poder comer», según señalan.

Fotos

Vídeos