Catarroja alza el precinto de Ca la Mare pero no permite el reparto de alimentos

La asociación humanitaria levanta acta notarial de los productos que se han estropeado durante los ocho días de cierre de la sede

ADA DASÍ CATARROJA.

El Ayuntamiento de Catarroja levantó ayer el precinto de la sede de la Asociación Ca la Mare que se clausuró por carecer de licencia de actividad y plan de emergencias. Después de ocho días, algunos de los usuarios se echaron a llorar al volver a pisar el local donde almacenan los productos que reciben de las donaciones. No obstante, la alegría de la asociación no es total porque el Consistorio todavía no permite que se realice el reparto de alimentos.

Su presidenta, Giovanna Rodríguez, estuvo acompañada por un notario que levantó acta de los productos que se han echado a perder durante todo este tiempo, entre ellos y como explica, «hay unas 10.000 unidades de arroz con leche que estaban a punto de repartirse, un palet de zumos caducados, cerca de 360 docenas de huevos y un centenar de cajas de rosquilletas».

DATOS

u16 de enero
Es la fecha en la que el Ayuntamiento de Catarroja precinta el local, tras denuncias vecinales.
u10
000. Envases de arroz con leche que se han tenido que tirar.
u21
Solicitudes de ayuda que ha recogido Servicios Sociales.

Ante la nueva situación, con el local abierto pero sin poder ejercer su actividad, Giovanna señala que una solución «es la de repartir la comida con el camión directamente a nuestros beneficiarios» o «buscar una ubicación donde poder hacerlo», mientras se tramitan los permisos en la administración local.

La responsable advierte de los «perjuicios» causados por el cierre, «no hemos podido recoger las donaciones que nos hacen las empresas, ni repartir a otras asociaciones con las que colaboramos, además de todo lo que se ha perdido por la fecha de caducidad».

Giovanna recuerda que hay abierto un litigio contencioso administrativo contra la decisión tomada por el Ayuntamiento que sigue su curso y que espera que avance en los próximos días para retomar su actividad y «poder seguir alimentando a nuestro beneficiarios» que, según la asociación asciende a 235 personas y más de 900 del programa Europeo de alimentos.

Por su parte, desde el Consistorio advierten que el precinto se ha levantado «porque han hecho caso de nuestro consejo y han iniciado la tramitación del proyecto para regularizar su actividad». «Este ha sido nuestro objetivo desde el principio porque no se puede ejercer una actividad sin tener garantías de seguridad para los miembros de la asociación, sus usuarios y el vecindario», añaden.

De igual forma, fuentes municipales advierten que el departamento de Servicios Sociales ha recogido un total de 21 solicitudes de atención provenientes de beneficiarios de Ca la Mare después de que se produjera el precinto del local y que «han sido atendidos en un plazo mínimo».

«De ellos, 15 ya reciben atención de esta área y seis han entrado en el circuito», añaden. Por otra parte señalan que, a estas personas, se les ha remitido a otras entidades que realizan reparto de alimentos como Cruz Roja, la asociación islámica del municipio y Cáritas.

Fotos

Vídeos