«Toda la casa tiembla, han aparecido grietas y hasta se nos caen objetos al suelo»

Vista de las máquinas y los trabajadores, desde una de las viviendas afectadas. / lp
Vista de las máquinas y los trabajadores, desde una de las viviendas afectadas. / lp

Vecinos de las fincas colindantes a las obras de construcción del túnel entre la A-3 y la V-30 en Xirivella denuncian ruidos y vibraciones «insoportables»

MARINA COSTA XIRIVELLA.

«Hemos estado noches enteras sin poder pegar ojo porque trabajaban a turnos sin parar, con máquinas y luces. Las vibraciones y los ruidos son constantes, se nos caen objetos al suelo, tiemblan muebles y televisores.... esta situación es insoportable», cuenta Mari, vecina de uno de los edificios de viviendas que lindan con las obras de construcción del túnel de conexión entre la A-3 y la V-30.

Desde finales de verano, cuando arrancaron los trabajos, residentes de los edificios más próximos, especialmente los situados en el tramo entre la plaza de España y parte de la avenida Río Turia, pasan «días y noches insoportables por el ruido continuo, fuertes vibraciones, los movimientos de las máquinas y las enormes nubes de polvo que entran a las viviendas. Hay vecinos con grietas en sus casas y estamos preocupados por las consecuencias que puedan tener estas obras en los edificios de alrededor», dice la afectada.

Ayer los trabajos de una apisonadora motivaron que varios propietarios y un administrador de fincas llamaran a la Policía Local para «alertar del ruido ensordecedor y las vibraciones que se estaban produciendo en toda la zona. Temblaba toda la casa. Yo me tuve que marchar incluso a media mañana porque no se podía aguantar ya más», recalca Mari.

Los afectados han remitido en estos meses varios escritos al Ayuntamiento de Xirivella, alertando de que «debido a las obras que se están realizando en la V-30, se están produciendo daños en las viviendas que se están incrementando porque los trabajos continúan». También desde la administración de fincas reclaman «mediciones por las vibraciones ocasionadas» y denuncian que «no se está respetando el descanso de los vecinos con trabajos de día y de noche». A raíz de todas estas quejas, el Consistorio remitió al Ministerio, en concreto a la Demarcación de Carreteras, un escrito a finales del mes de diciembre alertando de las reclamaciones vecinales procedentes de seis inmuebles sitos en las calles Alicante y avenida Río Turia.

El alcalde de Xirivella, Ricard Barberà, confirmó ayer que se produjeron diferentes avisos realizados a la Policía Local de vecinos próximos a las obras «por los trabajos de una apisonadora que estaba compactando el terreno» y que no es la primera vez que se producen. «Vamos a solicitar una reunión con Demarcación para abordar estas cuestiones y solicitar medidas que puedan paliar los ruidos o las vibraciones como paneles acústicos o algún tipo de refuerzo. También pediremos una visita a las obras y la posibilidad de que puedan acudir los propios vecinos».

Desde Demarcación de Carreteras señalaron ayer que es la empresa constructora encargada de los trabajos en marcha la que adopta todas las medidas necesarias «para garantizar la seguridad» y que «en caso de producirse algún daño colateral debe evaluarlo la empresa y, si fuera necesario, enviar a un perito para efectuar una valoración». La empresa encargada «no ha trasladado ninguna incidencia». También explicaron que el uso de maquinaria pesada como apisonadoras o camiones de gran tonelaje es «normal en obras de dicha magnitud y producen vibraciones que entran también dentro de la normalidad».

Vecinos recalcaron ayer que entienden «que la obra tenga que hacerse pero con medidas de seguridad y protección para que las personas que vivimos aquí podamos seguir haciéndolo, porque esta situación está afectando a nuestra salud».

Fotos

Vídeos