La Canyada pide una «convivencia no excluyente»

La Junta de la Asociación de Vecinos de La Canyada emitió ayer un comunicado en el que se desmarcaba de la polémica generada y pedía una «convivencia no excluyente». La puesta en marcha «de un servicio público, no siempre es a gusto de todos y, en ocasiones puede generar conflictos e incluso rechazos en el entorno donde se pretende ubicar, pero consideramos que en todas las sociedades democráticas avanzadas y solidarias, en caso de colisión de derechos entre colectivos, siempre se debe priorizar los intereses y derechos de los colectivos más vulnerables, en este caso los niños y adolescentes». En el mismo comunicado, difundido ayer tarde, la entidad señalaba que «nuestra postura debe ir encaminada a velar porque tanto las obras previstas en el centro de acogida en Montecañada, como la autorización administrativa por parte de la Generalitat Valenciana cumplan los requisitos establecidos en la actual normativa vigente». También pidieron que, posteriormente, «el centro funcione adecuadamente, integrando tanto a los trabajadores como a los niños/as que residan en el mismo». «Cualquier otro enfoque, respecto al tipo de niños que puedan recibir la atención, nos parece un prejuicio carente de justificación».

Fotos

Vídeos