Burjassot proyecta una rotonda en el acceso de la CV-35 a la zona comercial

El acceso a la zona comercial de Burjassot desde la Autovía de Ademuz. / lp
El acceso a la zona comercial de Burjassot desde la Autovía de Ademuz. / lp

La pequeña glorieta permitiría convertir en doble sentido la avenida frente al nuevo hospital y mejoraría la entrada de peatones en la zona

DANIEL NAVARRO BURJASSOT.

El Ayuntamiento de Burjassot ha propuesto a la Generalitat la creación de una pequeña rotonda en la entrada a la zona comercial de Burjassot por la CV-35, con el objetivo de mejorar la accesibilidad de la zona y facilitar la movilidad tanto de peatones como de vehículos en este espacio.

En este emplazamiento, de reducido espacio, conviven dos grandes plataformas comerciales, varios concesionarios de vehículos, una zona residencial y un gran hospital que abrió sus puertas en el municipio en 2017, tras varios años con las obras paradas.

El crecimiento de los últimos años ha dinamizado el barrio que, sin embargo, obliga a a los vehículos a dar grandes rodeos por las calles adyacentes, al estar este espacio partido por la CV-35. De igual manera, los peatones también tienen que dar un rodeo al no haber ningún paso de cebra que conecte todos estos espacios.

La cercanía con el ramal de la autovía es el principal problema de la dotación por el riesgo de retenciones Los informes de seguridad impiden colocar pasos de cebra en la situación actual para evitar atropellos

«Los informes policiales desaconsejan la creación de pasos de peatones ya que los vehículos acceden a gran velocidad desde la autovía y la visibilidad no es buena», explicaron fuentes del Ayuntamiento de Burjassot.

«Detectamos los problemas viales que habían en la zona y los técnicos municipales propusieran la creación de una pequeña glorieta pisable, para facilitar la movilidad en todo este espacio», explicaron. «Su colocación debería reducir la velocidad de los vehículos que entran a la localidad desde la CV-35, y al mismo tiempo permitiría la creación de pasos para los viandantes», explicaron.

De igual manera, la posibilidad de crear esta dotación haría viable convertir en doble dirección el último tramo de la Avenida de la Ilustración, frente al centro hospitalario. «Sería una glorieta pequeña, pero muy útil, similar a la que se han implantado en otros municipios, y que tendría que ser sufragada por el propio Ayuntamiento», detallaron.

Por el momento, los técnicos municipales han planteado la viabilidad de llevar a cabo este proyecto a los responsables de la Conselleria de Obras Públicas, ya que el espacio afectado se encuentra en una zona de servidumbre de la CV-35.

Este sería, de hecho, el principal escollo que debe sortear dicha dotación, ya que la cercanía de este espació con el ramal sufre el riesgo de que la propia rotonda provoque retenciones en la entrada a Burjassot y que estas acaben afectando a la propia autovía, tal y como ocurre en los accesos a otras zonas comerciales de localidades cercanas como Paterna o Aldaia.

«No hemos recibido una respuesta definitiva, aunque parece complicado llevar a cabo el proyecto. No obstante, vamos a segur estudiando todas las opciones viables, todo ello a pesar de que no hemos detectado un gran crecimiento del flujo de vehículos en los últimos meses», aclararon desde el Ejecutivo. De hecho, recientemente ya se han llevado a cabo algunas mejoras en el lugar en materia de movilidad.

Fotos

Vídeos