Los barracones vuelven a protagonizar el inicio del curso para 130.000 alumnos en l'Horta

La comunidad educativa del IES La Patacona protesta frente a las instalaciones del centro en el inicio escolar. / lp
La comunidad educativa del IES La Patacona protesta frente a las instalaciones del centro en el inicio escolar. / lp

La masificación del IES la Patacona vuelve a movilizar a los afectados, mientras Mislata estrena comedor en el Ausiàs March y Albalat presume de itinerarios seguros

D. NAVARRO/ M. C./ A. D. VALENCIA.

Alboraya estrenó el curso escolar con una protesta educativa, después de que Fampa-Valencia, la Federación Mayoritaria de Asociaciones de Madres y Padres de la escuela pública, inaugurara el nuevo año lectivo junto a la comunidad educativa del IES Patacona denunciando la falta de espacios y una creciente masificación que hacen patente la necesidad de un nuevo instituto.

En el encuentro, al que acudieron cerca de 300 personas, se volvió a reclamar la necesidad de construir una nuevo centro educativo, ante la enorme aglomeración en la que se encuentra el instituto, al que acuden 700 alumnos, pese a haber plazas para 350.

Educación ha instalado cuatro barracones en el centro, lo que las familias aseguran que «es insuficiente, ya que hacen falta al menos 17». De igual manera, denunciaron que ningún representante del Ayuntamiento de Alboraya acudiera ayer al encuentro, algo que sí hizo la mayoría de partidos de la oposición. «Parecen considerar que su trabajo ha terminado al haber cedido el suelo para que se construya un nuevo instituto, pero nosotros vamos a seguir aquí hasta que comiencen las obras», lamentaron.

Asimismo, también criticaron que «desde Educación se obligara a sacar el acto fuera del recinto escolar y se impidiera a los estudiantes participar en la protesta».

Los barracones protagonizaron también el inicio del curso en el instituto de Albal, donde el primer edil, Ramón Marí, ya criticó que Conselleria hubiese instalado varias aulas prefabricadas en el centro, como solución al problema de masificación que viene teniendo el complejo, ya que «Educación ha sido avisada cada año del progresivo crecimiento del alumnado, sin que se haya adoptado una solución definitiva».

También en Burjassot el CEIP San Juan de Ribera estrenó tres aulas prefabricadas, las cuales estaban pendientes tras la remodelación que se llevó acabo en el edificio antiguo del centro educativo. Las instalaciones permitirán dotar al centro de un nuevo comedor para las clases de Infantil, con una nueva aula de inglés, dos nuevos espacios para cuartos de baño, una nueva sala de profesorado y un espacio multiusos.

En Torrent, alrededor de 16.000 alumnos se incorporaron a las aulas de Educación Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato, Ciclos Formativos de Formación Profesional y Educación Especial. En este último caso, los alumnos de La Encarnación también han dado la bienvenida al curso en los módulos prefabricados, mientras se inician las obras de rehabilitación del centro. Además, durante los meses de verano se ha sustituido el fibrocemento en los techos del CEIP Sant Pasqual, San Juan Bautista y Antonio Machado y el Ayuntamiento ha realizado mejoras en la mayoría de colegios como cambios de ventanas para reducir el consumo energético, limpieza de cubiertas, reparaciones en los patios, calderas y pintura en las instalaciones.

11.456 estudiantes paterneros regresaron ayer a las aulas de los 25 centros públicos y concertados de Primaria y Secundaria. El alcalde, Juan Antonio Sagredo, visitó los colegios de Lloma Llarga, Vicente Mortes y Jaime I para comprobar las mejoras efectuadas, desde los nuevos toldos que se han instalado en el colegio de Lloma Llarga, hasta las reformas de los baños de Infantil que el consistorio ha llevado a cabo tanto en el CEIP Vicente Mortes como en el Jaime I.

En Catarroja, el inicio de las clases se ha desarrollado con total normalidad. Las únicas quejas que han surgido provienen de la masificación del comedor del colegio Vil.la Romana, que ha tenido que hacer una baremación, siguiendo los criterios marcados por la Conselleria de Educación, de los alumnos que han solicitado la plaza para este servicio y lo ha ampliado a tres turnos.

Por su parte, en Silla un total de 2.340 alumnos matriculados en Infantil, Primaria, ESO y Bachiller se incorporaron ayer a los centros educativos, donde la media del ratio de alumnos por aula se encuentra por debajo de la máxima exigida. Como apuesta de atención a la diversidad de los escolares, este curso se ha abierto el aula CYL el CEIP El Patín, que es una unidad específica experimental de Comunicación y Lenguaje para niños con necesidades de aprendizaje especiales.

En Paiporta empezaron el curso 3.700 niños. Durante el verano, el Ayuntamiento ha llevado a cabo mejoras en los centros más antiguos de la localidad. La actuación más relevante ha sido la renovación completa de los baños del CEIP Jaume I, donde también se han llevado a cabo mejoras en la impermeabilización de algunas áreas. Además en el CEIP Lluís Vives se ha instalado un velamen para aumentar la zona de sombra en los juegos infantiles

En Mislata los colegios e institutos recibieron a un total de 7.155 alumnos. La principal novedad fue el nuevo comedor del colegio Ausiàs March, en el que la Conselleria de Educación ha invertido 480.000 euros y que permite a todos los alumnos emplear este servicio escolar.

Albalat del Sorells estrenó, a ritmo de tabal y dolçaina, los itinerarios escolares seguros que el Ayuntamiento ha diseñado, en colaboración con la comunidad educativa, para que los alumnos puedan ir caminando al colegio. Secundaron la iniciativa unas 200 familias, «lo que supone una muy buena acogida», destacó el alcalde Nicolau Claramunt.

Fotos

Vídeos