La Audiencia Provincial desestima la querella criminal contra el edil Pau Alabajos

Pau Alabajos. / lp
Pau Alabajos. / lp

La denuncia fue interpuesta por el exconcejal del Bloc, Sento Beguer, por «injurias», después de que se le apartara del partido

ADA DASÍ TORRENT.

La decisión del Bloc de Torrent en 2015 de apartar al exconcejal Sento Beguer del partido, sigue teniendo consecuencias. Hace unos días, el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Torrent declaró «nulo» el acuerdo de la comisión ejecutiva nacional del Bloc de dejar al entonces edil fuera de las primarias. Ahora, la Audiencia Provincial ha desestimado la querella criminal interpuesta por Beguer por «injurias» hacia su persona por parte del actual portavoz de Compromís, Pau Alabajos, y por la que podría haber sido condenado a privación de libertad de hasta nueve años.

En el proceso judicial, Beguer «admite tener una deuda con el partido» en el cual militaba cuando Pau Alabajos hizo las declaraciones públicas y ante los medios en las que cuestionó su gestión económica al frente del grupo municipal objeto de la querella, que el Bloc tasa en «12.388'36 euros». El auto judicial se hizo firme el 22 de febrero de 2018 y contra el mismo no caben posteriores recursos.

Los hechos se remontan a la campaña electoral de 2015, cuando Alabajos, afirmó en un periódico local que Beguer «li ha furtat als seus companys de partit uns diners». En la declaración judicial Beguer admitió que «sí debía dinero al Bloc por las aportaciones a las que estaba obligado por la normativa de partido pero cuando le expulsaron del mismo entiende que ya no existía la deuda». No obstante, cuando Alabajos hizo públicas las declaraciones este «era portavoz del grupo municipal y por tanto lo representaba».

El auto señala que las declaraciones objeto de la querella «hacen referencia a explicar de cara a la opinión pública como ha sido el proceso por el que el querellante Sento ha dejado de ser el candidato y se ha ido a otro partido», explicando que Compromís «no se financia a través de los créditos bancarios sino con aportaciones de los socios, y en ese momento, no se tenía dinero para hacer la campaña». También advierte que «previamente a que la junta directiva suspendiera de militancia al querellante, se habían detectado irregularidades y le habían requerido el dinero que no se había aportado, no justificando nada y alegando cuestiones personales, teniendo una deuda con el partido que no fue cuestionada por el querellante».

La Audiencia señala que Pau Alabajos en sus declaraciones informó de «hechos realizados por rivales políticos (en este caso Vicente Beguer) que eran de interés para los vecinos» por lo que aplica la doctrina jurisprudencial y determina que «no existe tal tipo punitivo».

Fotos

Vídeos