Atascos diarios frenan la actividad de más de 30 firmas de transporte y logística de Paterna

Uno de los últimos colapsos de tráfico registrados en Paterna, a la altura de Fuente del Jarro. / lp
Uno de los últimos colapsos de tráfico registrados en Paterna, a la altura de Fuente del Jarro. / lp

Fuente del Jarro recalca que la necesidad de accesos y los colapsos de tráfico en las grandes vías que abrazan el polígono lastran la competitividad de cientos de empresas

MARINA COSTA PATERNA.

Los cada vez más frecuentes colapsos de tráfico que paralizan durante horas las grandes vías y los principales accesos al corazón industrial de Paterna están obligando a centenares de empresas a echar el freno en parte de su actividad diaria y perder velocidad en cuanto a competitividad y eficacia, lo que redunda «lógicamente en pérdidas económicas».

Sólo en el parque empresarial Fuente del Jarro operan más de 30 empresas especializadas en logística y transporte. Enormes flotas de camiones de diverso tonelaje, furgonetas y vehículos de todo tipo salen y entran a diario de las dos fases de este polígono industrial y de su vecina Táctica para llevar sus mercancías y servir en tiempo a clientes o intermediarios.

Pero los recientes colapsos de tráfico registrados en las últimas semanas por diversas causas, incluidos tres accidentes, han evidenciado, «una vez más, la necesidad de mejorar cuanto antes la movilidad en toda esta zona para que las empresas no pierdan su competitividad. Tenemos un parque empresarial con excelentes servicios en un enclave estratégico pero es urgente invertir en conexiones y mejores accesos para que todo este engranaje pueda seguir funcionando con normalidad», destacó ayer el gerente de la Asociación de Empresarios de Fuente del Jarro (Asivalco), Joaquín Ballester.

La reactivación económica es otro importante factor que está incrementando el número de desplazamientos en los polígonos de Paterna. Los colapsos de tráfico en la N-220 y la V-30 generan «enormes embudos de coches y camiones, especialmente cuando se producen en horas punta. La densidad del tráfico está aumentado de manera significativa y, si además hay algún percance, los resultados son desastrosos en varios kilómetros de distancia». Para una empresa de logística y transporte distribuir un producto y llegar a tiempo para atender a los clientes es «es absolutamente fundamental. Cada vez se valora más la inmediatez en cualquier tipo de empresa. No servir un producto a tiempo puede hacer perder a un cliente».

También el sector servicios y «cualquier empresa, a fin de cuentas, que tenga que entregar género o distribuir material, sea del tipo que sea, no puede toparse con colapsos de tráfico diarios».

El problema es que «las distintas Administraciones no han hecho los deberes durante los años de la crisis y ahora, en pleno repunte económico, los deberes en materia de movilidad e infraestructuras están por hacer», destacan desde Asivalco.

Por todo ello los empresarios reclaman la ampliación de la N-220. «Dicha vía de comunicación, utilizada diariamente por trabajadores de Fuente del Jarro, así como de otros polígonos de la zona y por vecinos de Paterna, Manises, Ribarroja o los propios usuarios del aeropuerto, supone un embudo en el que se ven atrapados diariamente cientos de vehículos en cuanto se produce un problema».

Las áreas empresariales de Fuente del Jarro y Táctica están rodeadas por las principales autovías y sus más de 650 empresas y 15.000 trabajadores soportan «accesos deficientes que provocan retenciones mientras se espera la ampliación de la N-220». Cualquier transporte que deba dirigirse desde este enclave industrial a las vías de comunicación que lo circundan, caso de la A-7 o la V-30, utiliza este eje viario.

Esta carretera de un solo carril por sentido soportaba ya en 2013, según estudios del Ministerio de Fomento, «un tráfico de 50.000 vehículos diarios, con casi un 10% de pesados, y puntas de hasta 2.800 vehículos por hora, produciéndose grandes retenciones cada día».

Mejorar la movilidad en la gran rotonda del acceso principal, que «lleva más de una década saturada», y acometer los reclamados accesos directos a la segunda fase del polígono son las otras grandes reivindicaciones pendientes.

Fotos

Vídeos