El área metropolitana carga contra la falta de transporte público por las noches

El metrobús que recorre el sur de la ciudad, durante un recorrido por Pinedo. / juan j. monzó
El metrobús que recorre el sur de la ciudad, durante un recorrido por Pinedo. / juan j. monzó

Primeros ediles critican que no se hayan tomado las medidas prometidas por el Consell y Valencia tras la prohibición de aparcar en el carril bus

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

Los alcaldes de las localidades situadas en el área metropolitana de Valencia reconocen que existe un problema para acceder a la capital las noches de fin de semana, pero evitan culpar a la Generalitat y al Ayuntamiento de Valencia, que hicieron promesas de mejora de transporte público nocturno tras la prohibición de aparcar en el carril bus. La clave es que estos ediles pertenecen a PSPV o Compromís. Los alcaldes culpan al anterior Gobierno del PP, mientras piden «tiempo» para que el Ejecutivo de Pedro Sánchez otorgue los 38 millones de euros del tan ansiado contrato programa.

Culpan a la falta de este dinero de que no haya más transporte público por las noches, tanto de autobús como de metro, y aseguran que cuando lleguen los millones la Autoridad de Transporte Metropolitano, que aún no ha terminado el plan de movilidad sostenible del área, podrá ampliar las frecuencias, algo que por el momento sólo ha hecho la EMT en Valencia ciudad, sin que ello consiga devolver los clientes a los locales de ocio que abandonaron el año pasado, como denuncian desde la Federación de Ocio y Turismo, que asegura que han tenido que hacer despidos en sus plantillas.

El alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, dijo que aspiran «a una conexión con Valencia para garantizar el ocio nocturno sano y de calidad». «La autoridad tiene que estudiar las necesidades pero el nuevo Gobierno tendrá en cuenta los 38 millones que pedimos del contrato programa. Eso se va a valorar», se mostró convencido el primer edil de Mislata. De la misma opinión es Víctor Jiménez, alcalde de Rocafort. «Ya hace meses que pedimos el contrato programa porque la conexión del área metropolitana de Valencia entre sí y con la ciudad adolece de una planificación básica y de transporte fluido», dijo Jiménez, que se mostró muy contundente: «Hoy por hoy, el transporte público no es una alternativa para ir a Valencia».

La alcaldesa de Alaquàs, Elvira García, tildó de «problema grave» la falta de transporte. «Estamos a la espera de que se licite una nueva línea de autobús», dijo la primera edil, que además insistió en que necesitan la C-3, la conexión con la Estación del Norte que les permitiría llegar con mucha más fluidez: «Nosotros estamos aislados tanto en fin de semana como entre semana».

Por su parte, Vicente Zaragozà, alcalde de Silla, denunció la falta de transporte público por la noche «desde las 22 horas». Recuerda que llevan desde 2017 en conversaciones con el Consell para que les ponga un autobús, pero también insistió en la necesidad del contrato programa. «Vamos a pedir más, no nos centramos en colores políticos sino en necesidades reales», aseguró Zaragozá. Su homónimo Vicent Pastor, primer edil de Massanassa, comentó que hubo en marcha un proyecto capitaneado por Albal de poner «un autobús nocturno que conectara varios pueblos, pero por ahora está parado. Estamos tan cerca de Valencia que la gente coge el coche o un taxi para llegar hasta el centro». Pastor reconoció, eso sí, que por la noche están más incomunicados.

El alcalde de Alboraya, Miguel Chavarría, culpa directamente al anterior Gobierno central. «Estaban parados. La Autoridad del Transporte Metropolitano ha hecho los deberes, pero no sé si es el momento adecuado para hablar del Gobierno porque llevan un día. No ha cambiado nada», dijo.

Finalmente, fuentes del Ayuntamiento de Quart de Poblet insistieron en que el principal problema de la localidad no es el acceso a Valencia sino la conexión con el Barrio del Cristo, en Aldaia: «Quart de Poblet está bien comunicado, ya que tenemos una línea de metro y varias de autobús que nos conectan con la ciudad y con otros municipios del entorno, y también un sistema de alquiler de bicicletas público mancomunado con Aldaia, Alaquàs y Xirivella, y que tiene conexión con Valencia». «Por ello, como prioridad en este ámbito para nosotros es que se resuelva la conexión del Barrio del Cristo, con término compartido por Quart y Aldaia, tanto con la ciudad de Valencia como con nuestro casco urbano, facilitando el acceso de los vecinos y vecinas al metro», explicaron las mismas fuentes.

Fotos

Vídeos