Amarristas de Port Saplaya negocian con otros puertos una salida inminente

Embarcaciones apartadas por Egusa en el puerto de Port Saplaya. / lp
Embarcaciones apartadas por Egusa en el puerto de Port Saplaya. / lp

Los usuarios «dan por perdidas» las negociaciones con Egusa tras no poder llegar a un acuerdo sobre las tasas y dejan en manos de los juzgados la situación

DANIEL NAVARRO ALBORAYA.

Los amarristas de Port Saplaya afectados por la subida de tasas «dan por perdidas» las negociaciones con la Empresa de Gestión Urbanística y de Servicios de Alboraya (Egusa) tras el fracaso de las últimas negociaciones. Los afectados por el aumento de las tarifas de uso de la instalación han comenzado una ronda de contactos con los puertos deportivos de las localidades cercanas, con el objetivo de llegar a acuerdos colectivos que faciliten la salida de las embarcaciones en condiciones ventajosas.

En esta línea, uno de los representantes aseguró a este periódico que «ya nos hemos reunido con miembros de la Marina Real de Valencia y hoy tenemos un encuentro con los representantes del puerto de La Pobla de Farnals, con el objetivo de ver en que situación entraríamos en dicha instalación».

Los afectados llevaron a cabo una último reunión en febrero con los consejeros de Ciudadanos, Esquerra Unida, Partido Popular y Compromís en firma municipal, un encuentro al que no acudieron los representantes del PSPV, ya que tal y como avanzó LAS PROVINCIAS, la formación había roto de manera unilateral las negociaciones con los usuarios del puerto, agravando así la crisis abierta desde el pasado verano.

La oferta de los representantes de la oposición establecía una reducción de las tasas de uso de un 3,7%, además de una modificación en la estructura tarifaria, de acuerdo a las medidas de eslora establecidas en el certificado de navegabilidad, lo que en algunos casos reduciría también el precio a pagar, al haberse tomado como referencia las medidas tomadas por Egusa, algunas de ellas generadas al alza. Del mismo modo, se manifestó la intención de «poder aumentar determinados servicios en la instalación, sin subir el precio, con el objetivo de hacer más atractiva la dotación».

La asamblea de amarristas rechazó la propuesta de los consejeros y envió otra propia al consejo que sumaba una rebaja adicional del 16% a los precios, «por la reducción que la Generalitat ha realizado sobre el canon de la instalación respecto a la tasación inicial». Sin embargo este documento fue rechazado por unanimidad en Egusa la semana pasada, además de haberse autorizado una nueva remesa de pagos con las tarifas que están causando las problemas. Todo esto ha causado «decepción y cabreo» entre los usuarios del puerto, que aseguraron «hemos perdido toda esperanza y tendremos que dejar el asunto en manos de los tribunales». De igual manera, los afectados criticaron que el alcalde de Alboraya, Miguel Chavarría, no les haya recibido, a pesar de haber solicitado por registro de entrada una reunión hace más de un mes.

Por su parte el primer edil, manifestó a este periódico que «ha respetado las negociaciones con los consejeros de Egusa» y que él «no debe interferir en las propuestas de estos representantes». El alcalde reiteró que «desea que lleguen a un acuerdo», pero que en el caso de que los amarristas den por finalizadas las reuniones «mi despacho está abierto, son los amarristas quienes tienen que unificar sus demandas y definir su interlocutor».

De igual manera, según pudo saber este periódico los representantes en Egusa del Partido Popular y Ciudadanos están dispuestos a seguir negociando con los titulares.

Fotos

Vídeos