Alfafar proyecta un nuevo pulmón verde en un solar

Parte del solar donde se ubicará el nuevo parque. / lp

El parque, de cerca de 2.000 metros cuadrados, pretende ser un referente del desarrollo urbano y contará con zonas de sombra y pérgolas

A. DASÍ ALFAFAR.

Con una inversión de cerca de 250.000 euros, el Ayuntamiento de Alfafar ha comenzado las obras de la zona verde La Fila, de 1.990 metros cuadrados ubicada en la esquina de la avenida Reyes Católicos y la calle Alicante, y que será el segundo parque más grande del municipio. El proyecto incorpora a su vez un desarrollo urbano con perspectiva de género, del que pretende convertirse en referente y con el que se busca, dotar la zona de diferentes usos en los que no haya diferencias y que todos los componentes de las familias puedan disfrutar por igual del entorno.

El proyecto prevé dotar el espacio un paseo central que organiza la circulación en su interior con señales adecuadas. A lo largo del recorrido dispone de zonas de sombra de arbolado y también proyecta la instalación de pérgolas.

PROYECTO

uSuperficie
El terreno en el que se va actuar cuenta con cerca de 2.000 metros cuadrados de superficie.
uInstalaciones
Entre ellas tendrá arbolado, pérgolas, juegos tradicionales e infantiles, adaptados a la diversidad funcional.
uMascotas
Los animales tendrán un pipi-can, con acceso directo desde la calle y desde el interior del parque.

También está dotado de un paseo lateral que permite acceder al espacio acotado y aislado de pipi-can para mascotas y así poder utilizarlo como entrada.

Además, dispondrá de espacios verdes con plantación de arbolado y conservación del existente, zonas de juegos para niñas y niños para todas las edades y adaptados también a la diversidad funcional, así como zonas con juegos tradicionales valencianos y espacios de estancias para usos lúdicos con mobiliario urbano integrado como papeleras, bancos y aparca bicis.

La actuación está subvencionada con fondos de Plan Provincial de Cooperación de Obras y Servicios (PPOS 2016) de la Diputación de Valencia, aunque el proceso de adjudicación de las obras ha sido lento. La administración local ha estado un año y medio para poder comenzar las obras, después de que se sacara a licitación y quedara desierto.

«La demora ha sida debida a la burocracia ya que una vez licitado los técnicos tuvieron que elaborar de nuevo el proyecto porque se debía incluir el cambio de tierra en el solar ya que estaba lleno de escombros», explica el alcalde, Juan Ramón Adsuara. Esto supuso un incremento en el presupuesto de cerca de 90.000 euros que se tuvo que sumar al precio de la licitación y volver a convocarse el concurso. «Era conveniente el movimiento de tierra para que la vegetación pueda crecer en condiciones una vez acabadas las obras», advierte.

«Además, también contempla la urbanización de la zona, ya que carecía de agua y luz y, de esta forma, convertimos un solar que cuando llueve era un barrizal, en medio del municipio, en una zona verde para disfrute de los ciudadanos», destaca el primer edil. Esta será el segundo espacio más grande de la localidad, tras el parque de la estación, aunque «queremos convertirlo en un referente de zona lúdica para las familias», añade Adsuara.

El alcalde destaca que a la hora de confeccionar el proyecto «se han tenido en cuenta todas las recomendaciones, tanto de los ciudadanos como de los partidos políticos que se han integrado en él mismo». «El objetivo es tener una zona verde para que puedan disfrutarla todos los vecinos y que responda a sus necesidades», concluye.

Este será un espacio para disfrutar en familia, con una gran diversidad de usos que se adapten a las necesidades manifestadas por la población y teniendo en cuenta su proximidad de un colegio público.

«También supone un desafío al que se enfrenta la sociedad actual aplicando una política de desarrollo urbano de género en la que se tenga en cuenta los usuarios mayoritarios de ese espacio, en este caso las familias».

Fotos

Vídeos