El alcalde de Xirivella afirma que dejará «las cuentas claras» tras la sentencia por tributos prescritos

Ricard Barberà apuesta por la «responsabilidad» para desbloquear la situación generada y eleva una consulta al Consell Jurídic Consultiu

M. COSTA XIRIVELLA.

El conocimiento público de la sentencia que recientemente condenaba al exrecaudador de Xirivella a abonar al Ayuntamiento una cantidad superior a 500.000 euros, de los 1'32 millones de euros de impuestos prescritos entre 1991 y 2006, ha entrado de lleno en el debate político de Xirivella.

La sentencia, que aún no es firme, identifica aspectos «mejorables» en la gestión llevada por el Ayuntamiento de Xirivella en los años en que prescribieron los tributos. Ricard Barberà (Compromís), actual alcalde de Xirivella, ha afirmado al respecto que «llevaremos a cabo todas las acciones necesarias para defender los intereses de la ciudadanía». El primer edil ha elevado, además, una consulta al Consell Juridic Consultiu sobre «el decreto de prescripción de tributos de 2006-2008 que Enrique Ortí (PP) no quiso firmar en la legislatura pasada y que continúa encima de la mesa».

La consulta pretende aclarar si el alcalde incurriría «en alguna responsabilidad por aprobar la cuenta de gestión pendiente y si sería necesario algún tipo de depuración de responsabilidades».

Ricard Barberà ha querido dejar claro que «no son responsables de la gestión de los tributos prescritos porque, en ese momento, los valencianistas no estaban ni tan siquiera en el Ayuntamiento, pero que, en cualquier caso, tenemos el objetivo de dejar las cuentas limpias y claras».

Por todo ello, el dirigente considera que ha habido «mejoras importantes» en la gestión de los tributos, en parte por el endurecimiento de la legislación referente a los controles de tesorería e intervención, y en parte «por el buen funcionamiento del convenio con la Diputación de Valencia, que es con la que se está haciendo desde 2012 la recaudación en el caso del Ayuntamiento de Xirivella».

En esta línea, el máximo responsable municipal ha destacado que «debemos aclarar si hay más casos de prescripción desde el 2008 hasta 2013».

Ricard Barberà ha asegurado que la ciudadanía debe saber «cuál es la situación real de las cuentas y la gestión que se ha hecho, y se está haciendo, sin alarmismos pero con absoluto rigor por poner todos los mecanismos necesarios para que estas situaciones no vuelvan a repetirse».

Xirivella recuperará 500.00 euros de los 1,3 millones en impuestos pendientes de cobro, tras una sentencia del Tribunal de Cuentas en la que condena al exrecaudador a cubrir una sanción de medio millón, tras prescribir el plazo de recaudación. El fallo resuelve una demanda que interpuso el Partido Popular en 2013, tras acudir a la Sindicatura de Cuentas.

Fotos

Vídeos