Alboraya traslada la playa canina de Els Peixets y restringe las zonas de pesca

Una usuaria, junto a su mascota, en una playa canina en Valencia. / Irene Marsilla
Una usuaria, junto a su mascota, en una playa canina en Valencia. / Irene Marsilla

El Consistorio relega el área para perros a un lugar más reducido en la zona sur de Port Saplaya pero instalará equipamientos para mejorar el servicio

DANIEL NAVARRO ALBORAYA.

El pleno municipal de Alboraya aprobó esta semana la modificación de la ordenanza reguladora de playas del municipio, con los votos a favor de todas las formaciones políticas de la localidad.

Las modificaciones, que afectan a diferentes puntos de esta normativa, buscan, según palabras del propio Ejecutivo, «ordenar la convivencia de los diferentes grupos de usuarios que hacen uso de las playas de la localidad, permitiendo los intereses de todos».

El cambio aprobado más importante afectará a la playa canina del municipio, muy popular entre los amantes de los perros de la zona, al tratarse además del espacio de estas características más cercano a la ciudad de Valencia.

El Ayuntamiento ha optado por trasladar esta área, actualmente en la playa de Els Peixets, a otra zona de costa adyacente, en la parte sur de Port Saplaya, la cual discurre entre la desembocadura norte de El Carraixet y la desembocadura de la acequia de La Marquesa. La nueva ubicación, reduce en gran medida el espacio actual, al situarse en una parcela de playa de menor tamaño, que aunque no es apta para el baño, sí que es utilizada por algunos vecinos durante la temporada alta para refrescarse y tomar el sol.

De acuerdo con el Consistorio, «la nueva ubicación, al ser más reducida, permite gestionar mejor esta dotación, mejorando el servicio y reduciendo las molestias, ya que actualmente la zona era muy grande y generaba algunos conflictos entre los usuarios con perros y los que no lo tienen». En esta línea, subrayaron que «la playa de Els Peixets es una zona protegida, que no es compatible con el uso que se les ha estado dando hasta ahora». Al respecto añadieron que «las condiciones de esta playa solo permite la colocación de equipamientos mínimos durante la temporada alta, que luego hay que retirar, lo que limita el uso de las instalaciones, al no tener los dueños de los perros papeleras donde echar las heces».

«La idea es colocar en el nuevo emplazamiento papeleras, pasarelas y estructuras de madera que permitan a los usuarios atar a los perros, tal y como se está haciendo en otros espacio similares en la Comunitat», explicaron.

De igual manera, recordaron que el uso que actualmente tiene Els Peixets es incompatible con el anidamiento de el Chorlitejo patinegro, un ave autóctona característico de playas, arenales costeros, saladares y lagunas. Recientemente, la Conselleria avisó de la presencia de huevos de esta ave protegida al Equipo de Gobierno Local, lo que ha forzado el traslado de la zona de perros, para no poner en peligro la continuidad de este pájaro en Alboraya.

De igual manera, otro de los grandes cambios afectará a las zonas habilitadas para la pesca, que se verán limitadas, tanto en espacio, como en horarios, también bajo la premisa de disminuir las quejas y los problemas que se han generado con esta práctica. «Se han dado casos en los que algunos usuarios o sus mascotas han sufrido daños por la presencia de anzuelos», aclararon desde el Ayuntamiento. La nueva regulación reduce esta actividad a los lados exteriores del canal de acceso al puerto, a los espigones de Port Saplaya y al tramo de playa de Els Peixets desde el lado de la desembocadura del barranco de El Carraixet hasta la desembocadura de la acequia de La Mortera.

En cuanto a los horarios, los aficionados podrán pescar durante las 24 horas, entre el 15 de octubre y el 15 de mayo. En temporada alta deberán hacerlo de 21 horas y hasta las 8, siempre que no haya bañistas a menos de 100 metros. El Consistorio señalizará las modificaciones en las próximas semanas, las cuales entrarán en vigor tras el periodo de exposición pública.

Fotos

Vídeos