Alboraya pide sustituir el tercer carril de la V-21 a su paso por el municipio por una gran rotonda

Una hilera de coches, en su entrada a Valencia, por la V-21. / DAMIAN TORRES
Una hilera de coches, en su entrada a Valencia, por la V-21. / DAMIAN TORRES

El Ejecutivo, que ya ha trasladado la demanda a Delegación del Gobierno, busca proteger la huerta y lograr conexiones con el casco urbano, las zonas de playa y el polígono

DANIEL NAVARRO ALBORAYA.

El Ayuntamiento de Alboraya quiere sustituir el tercer carril de la V-21, a su paso por el municipio, por una gran rotonda que desvíe el tráfico y conecte de manera directa el polígono local y los principales enclaves del municipio.

Así lo confirmó a este periódico, el primer edil de Alboraya, Miguel Chavarría, que admitió conversaciones con la Conselleria de Vertebración del Territorio y la Delegación de Gobierno sobre este asunto para reivindicar la necesidad de esta infraestructura, después de que Fomento anunciara hace dos semanas la intención de retomar este proyecto, que estaba paralizado desde el año 2009.

La propuesta presentada por el Consistorio plantea localizar esta rotonda al final de la avenida Marenostrum, en el límite de la Patacona, justo en su conexión con el Camí a la mar. «Esta infraestructura permitiría proteger la huerta municipal, ya que el proyecto actual pretende construir un tercer carril en detrimento de nuestro campo, un asunto con el cual ya mostramos nuestro rechazo, en su momento, en un moción institucional», explicó el primer edil.

Asimismo, Chavarría manifestó la «importancia de este enclave que permitiría mejorar la circulación, al tener un gran número de conexiones directas». De hecho, dicha glorieta absorbería vehículos con procedencia y en dirección a Valencia y Barcelona; del núcleo urbano de Alboraya, a través del camino hondo; además de los dos barrios marítimos de la localidad, como son Port Saplaya y la Patacona.

Desde este último distrito, actualmente se puede salir desde Valencia, pero todavía no hay una conexión directa de regreso, pese a haber un vial preparado para ello. De igual manera, la infraestructura «lograría la conexión directa con el polígono local, una reivindicación histórica de nuestro municipio, y la cual tienen otras localidades cercanas», explicó el regidor.

«Es un proyecto similar al que tienen otras ciudades como Alicante o San Vicent del Rapeig, donde hay rotondas que permiten la reordenación del tráfico a las entradas del área urbana», defendió el alcalde, que apostó por «convertir este acceso en una especie de bulevar, obligando también a disminuir la velocidad de los vehículos en su llegada a la ciudad».

«Creemos que es viable, basta con aprovechar el presupuesto que hay destinado al tercer carril en la localidad para el proyecto que actualmente tiene en sus manos el Gobierno Central», añadió.

En concreto, el proyecto de Fomento, que no incluye esta rotonda, saldrá a licitación por cerca de 30 millones de euros. Este plan busca conectar en un tramo de 4,8 kilómetros la zona del Carraixet hasta Valencia, es decir, el espacio que quedó pendiente tras la ampliación de esta carretera desde Puçol en 2014.

Este vial partiría desde el término municipal de Valencia, a la altura de la Universitat Politècnica, hasta el barranco del Carraixet de Alboraya.

Fotos

Vídeos