Alboraya aprueba cobrar el IBI a los edificios de la Iglesia Católica no dedicados al culto

Fieles de Alboraya, entrando a la ermita de Els Peixets en el municipio. / lp
Fieles de Alboraya, entrando a la ermita de Els Peixets en el municipio. / lp

PSPV, EU y Compromís solicitan la realización de un censo para exigir el pago a las confesiones religiosas, así como a sus entidades y asociaciones afines, por sus bienes

DANIEL NAVARRO ALBORAYA.

El Ayuntamiento de Alboraya ha iniciado los trámites para cobrar el Impuesto de Bienes Inmuebles a todos aquellos edificios propiedad de la Iglesia Católica, y de otras confesiones religiosas, que no estén dedicados al culto, ni tengan un uso religioso.

La moción, que salió adelante con los votos a favor de PSPV, Esquerra Unida (EU) y Compromís; con la abstención de Ciudadanos (Cs) y el voto en contra del PP; persigue «exigir el pago del IBI a la Iglesia Católica y al resto de confesiones religiosas presentes en nuestro municipio».

De esta manera, los grupos de izquierda de la localidad dieron luz verde al Ayuntamiento de Alboraya para «demandar la realización de un censo de bienes inmuebles rústicos y urbanos censados y registrados a nombre de la Iglesia Católica y de otras confesiones religiosas, así como de sus entidades y asociaciones afines, con el objeto de proceder a la actualización posterior del padrón de Bienes Inmuebles y así poder cobrar el IBI por todos estos bienes».

La moción enumera cómo en la actualidad, «disfrutan de exenciones totales o permanentes templos y lugares de culto, dependencias o edificios anejos destinados a la actividad pastoral o asistencia religiosa, locales destinados a oficinas, casas y conventos de órdenes y congregaciones religiosas».

«Esta exención legal, que debería ser revisada, sólo está referida a las finalidades vinculadas al culto, sin embargo, en las décadas precedentes se ha realizado una aplicación extensiva de esta exención, de forma que ha alcanzado a bienes inmuebles no estipulados por la ley como pisos, plazas de garaje o lonja sno vinculados al culto. Este beneficio fiscal se ha extendido incluso a la exención del pago de las tasas municipales establecidas por los Ayuntamientos», señala el documento aprobado.

Precisamente, la representante de Esquerra Unida, Marta Martín, impulsora de la moción, recalcó que «consideramos que no es admisible que frente al esfuerzo solidario exigido a todos los ciudadanos, haya confesiones religiosas que sigan disfrutando de estos beneficios especiales». La responsable municipal negó que dicha actuación sea un órdago contra la Iglesia Católica. Sin embargo, la misma reconoció que solo tiene constancia de que haya «dos pequeños locales» dedicados a una religión distinta en la localidad. Además, la edil denunció que «la Iglesia católica es la religión que más subvenciones recibe del Estado y el dinero que recibe es de todos los ciudadanos, a través de sus impuestos».

Desde el grupo socialista se mostraron a favor de «estudiar un mejor sistema de financiación para los Consistorios», en el caso de que hayan propiedades en manos de las entidades religiosas no dedicadas al culto. En esta línea, la portavoz, Ana Bru recordó que «todos somos iguales ante la ley, y si no están bien justificados estas exenciones se debe buscar un mejor sistema».

Por su parte, desde el grupo popular defendieron que «no solo las confesiones religiosas están exentas de pagar el IBI, tampoco lo hacen los partidos políticos o los sindicatos. Todos aquellos que realizan acciones para mejorar la sociedad disfrutan de incentivos fiscales».

De igual manera, desde el PP criticaron la moción y recordaron que «la Iglesia paga el IBI cuando genera actividad económica».

Igualmente, recalcaron que en España la Iglesia dispone de «8.190 centros de ayuda en España y que, gracias a ella, 4 millones de ciudadanos han cubierto sus necesidades básicas, y nosotros estamos a favor de que todo aquel que aporte un bien a la ciudadanía se beneficie de estas bonificaciones y de que las administraciones colaboremos en que sea así».

Al respecto, desde Ciudadanos alegaron que «es curioso que en los últimos años siempre que se habla de exención, lo asimilemos a la Iglesia Católica, cuando hay una barbaridad de excepciones en el IBI». De igual manera, criticaron que «cuando se acercan las elecciones, todo el mundo denuncia el acuerdo con la Santa Sede y luego ningún Gobierno, ni si quiera los de izquierda, lo modifiquen».

Además, advirtieron de que «aunque se cambiara la situación actual, la mayoría de estos edificios en propiedad de la Iglesia están calificados como monumentos históricos, por lo cual también seguirían estando exentos por esta vía, a través de la Ley de Mecenazgo». «Hay una gran cantidad de bonificaciones y precisamente algunas son mucho menos justificables que las que afectan a la Iglesia o cualquier otra religión», manifestaron.

Fotos

Vídeos