Albalat dels Sorells impulsa un mapa de caminos seguros para medio millar de escolares

La presentación del proyecto, ayer tarde.
La presentación del proyecto, ayer tarde. / lp

Estos itinerarios se adecuarán por fases con mejoras en seguridad vial para que los trayectos se puedan realizar a pie, en bicicleta o en grupos

MARINA COSTA ALBALAT.

Albalat del Sorrells presentó ayer públicamente un programa para poner en marcha una red municipal de Caminos Escolares Seguros que permitirán a alumnos y acompañantes acudir a los centros educativos a pie, en bicicleta o en grupo con las máximas garantías de seguridad.

La iniciativa toma forma a partir de un estudio realizado por el Consistorio, en colaboración con la Policía Local, el Colegio Público El Castell y la escuela infantil Carmen Barrufet, en el que se han analizado puntos negros, como aceras estrechas u obstáculos viarios, para determinar cuáles son los caminos habituales más seguros para que los escolares puedan llegar a clase sin tener que utilizar el vehículo particular.

Las conclusiones de este estudio se presentaron ayer en el l'Espai Cultural. El proyecto también ha contado con la participación de las familias al recoger datos sobre los itinerarios más utilizados para acudir a los dos centros escolares.

Tras su presentación pública el siguiente paso será volver a abrir una jornada de participación «para recoger más información y realizar las modificaciones que sean necesarias», según explicaron ayer desde la Corporación.

El plan de mejora y adecuación consta de siete fases «con el objetivo de crear una red de itinerarios seguros, sostenibles y saludables que fomenten la autonomía para poder llegar al colegio caminando o en bicicleta. Queremos involucrar también por ejemplo a los comercios y establecimientos que se encuentran dentro de estas rutas para que sepan cómo colaborar, por ejemplo, en caso de necesidad», destacó ayer el alcalde Nicolau Claramunt.

Para ello ya se han iniciado trabajos de mejora en la vía pública, en especial, la ampliación de aceras «que eran muy estrechas en algunos puntos, de tan sólo 40 o 50 centímetros de ancho, y que se han ido mejorando a partir de una inversión de 70.000 euros».

En principio se trabajará sobre cinco itinerarios seguros. Así, se instalarán y repintarán señales aunque también se tratará de reorganizar la circulación para que estas rutas soporten el menor tráfico posible con reducciones de velocidad.

«Si se hacen itinerarios para que los escolares acudan andando o en bicicleta al colegio también se reducirá el número de coches privados que acceden a estas zonas». Para elaborar estas rutas se han tenido en cuenta aspectos como que existan ceras anchas, poco tráfico, buena visibilidad y pasos de peatones.

Fotos

Vídeos