Albal elimina la deuda municipal y congela los impuestos y tasas

La nueva situación financiera permite acometer proyectos como la estación de cercanías y mejorar servicios

A. D. ALBAL.

El Ayuntamiento de Albal ha cumplido su objetivo para este año de acabar con el endeudamiento municipal que había acumulado en los últimos años, con la cancelación de cuatro préstamos y el pago durante este ejercicio de los últimos 2,5 millones de euros pendientes. La deuda alcanzó en 2012 los 8,8 millones de euros y ha ido reduciéndose los últimos cinco años hasta su definitiva cancelación, sin que afecte al pago de proveedores ni a la liquidez de las cuentas.

Esta nueva situación financiera implica para el próximo ejercicio «menos gastos financieros, más liquidez y la posibilidad de acometer nuevas inversiones», como señalan fuentes municipales, ya que la ley de estabilidad presupuestaria obliga a las instituciones locales a destinar cualquier superávit a facturas pendientes o a la amortización de la deuda local.

El alcalde, Ramón Marí, señala que llegar a esta situación «ha sido posible gracias al esfuerzo colectivo y el trabajo hecho con rigor, prudencia y responsabilidad por parte de los servicios económicos municipales». Además, la ausencia de deuda «permitirá afrontar de inmediato proyectos e iniciativas más importantes y ambiciosas, como la estación de tren de cercanías, el cambio de alumbrado público o incrementar servicios al ciudadano como el de la limpieza», añade.

Por otra parte, el alcalde avanza una nueva congelación de los impuestos y tasas para el próximo año, ya que por segundo año consecutivo el consistorio no aumentará ninguno de los tributos municipales que pagan los vecinos.

En este sentido, Marí señala que «la buena situación financiera debe repercutir en los bolsillos de los ciudadanos, y afortunadamente podemos tomar la decisión de seguir con los impuestos congelados un año más, incluidos el IBI o el de vehículos».

Fotos

Vídeos