Los ahogamientos se triplican

Las imprudencias en el litoral valenciano se disparan y llegan a los 29 muertosEl delegado del Gobierno pide «extremar la precaución» y los socorristas alertan de que la mayoría de accidentes se producen en zonas sin vigilancia

RAFAEL LÓPEZ VALENCIA.

Cada vez son más los ahogamientos que se producen en las costas de la Comunitat. El primer semestre de este 2017 no deja lugar a buenas noticias en las playas y piscinas valencianas, ya que la cifra de muertos asciende a las 29 personas, un 35% más con respecto al año pasado. La cifra es incluso más dramática si se compara con los nueve muertos en ese mismo periodo de 2015. En dos años, la tragedia se ha triplicado.

La cifra de fallecidos por ahogamiento es alarmante y genera inquietud en los cuerpos de salvamento. «Son números muy preocupantes a los que se debe buscar una solución», alegó el presidente de la Federación de Salvamento y Socorro de la Comunitat Valenciana (FSSCV), Manuel Esteban.

El mes de junio ha sido hasta la fecha el más aparatoso con 16 muertes, más de la mitad de las que se han producido durante estos primeros siete meses. Asimismo, por provincias, Alicante es la circunscripción más afectada con 18 ahogamientos, mientras que en Valencia la cifra alcanza los 10 y en Castellón tan sólo una.

Por otra parte, según fuentes estadísticas, el perfil de la víctima suele ser un varón (en el 82% de los casos), de nacionalidad española y más de 35 años. De las 29 muertes, tres han sido menores de cuatro años en piscinas privadas sin vigilancia.

El delegado de gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, aseguró durante un simulacro de salvamento en El Puig que «es necesario extremar las precauciones y seguir las indicaciones y consejos en las zonas de baño, ya que la mayoría de las muertes se producen por imprudencias y en zonas sin servicio de socorrismo», destacó Moragues.

Fallecido en Peñíscola

El presidente de la FSSCV se sumó a las palabras del delegado, añadiendo que entre las acciones temerarias más frecuentes se encuentran las de saltar desde acantilados o rocas al mar, un gesto que puede ser muy peligroso al desconocer la profundidad del agua. La última prueba del riesgo de estas conductas se ha producido con la muerte de un menor de 15 años, que resultó herido el pasado viernes tras lanzarse al agua desde unas rocas del entorno de la Porteta de Peñíscola. Tras cuatro días ingresado en la UCI del Hospital General de Castellón, el martes se notificó su fallecimiento al no haber superado las graves lesiones cerebrales de la caída. Una víctima más que deja en evidencia la falta de atención de los bañistas a la hora de cumplir con la normativa en las playas valencianas, tal como señala Manuel Esteban: «Debemos concienciar a las personas de que tienen que prestar atención a los posibles peligros y respetar las señalizaciones e indicaciones del equipo de salvamento».

Finalmente, Moragues subrayó la «excelente labor» de estos profesionales, que conforman» una actividad profesional pero también educativa y formativa».

Fotos

Vídeos