Las Provincias

Vecinos de Paiporta rechazan las tres zonas propuestas para las casetas

Un instante de las fiestas de Paiporta en las casetas, en su ubicación inicial en Jaume I. :: lp
Un instante de las fiestas de Paiporta en las casetas, en su ubicación inicial en Jaume I. :: lp
  • El Consistorio ofrece estudiar más espacios para los puestos de las fiestas en 2018 mientras un sondeo municipal refleja la preferencia por volver a Jaume I

La críticas vecinales se sucedieron en la reunión informativa convocada sobre las fiestas populares, celebrada en el Auditorio Municipal de Paiporta. La cita, donde el Equipo de Gobierno presentó los resultados de la encuesta realizada desde el área de Cultura para valorar el desarrollo de las festividades locales, dejó en evidencia el «descontento generalizado» de la ciudadanía con la decisión del Ayuntamiento de modificar la ubicación de las casetas de las fiestas el año pasado, de la calle Jaume I a Antonio Machado.

Precisamente, la «mala organización» de esta actividad fue el aspecto más criticado dentro del estudio, con una amplia ventaja frente a otros aspectos. De hecho, la ubicación de las carpas y las propias carpas, eran los aspectos peor valoradas por los ciudadanos, dentro de los «asuntos poco satisfactorios y que se deberían mejorar».

Sin embargo, las tres opciones ofrecidas por el Consistorio para reubicar esta actividad el próximo verano tampoco convenció a la mayoría de asistentes. Ni la zona entre la plaza de la Casota y la calle Catarroja; ni la calle Literato Azorín, entre la rotonda de José Capuz y Maestro Serrano, ni la calle Benetússer, entre las vías de Ausiàs March y el Pont Nou; parecieron conseguir la aprobación del público. Por ello, los representantes municipales presentes en la reunión decidieron estudiar otras posibles ubicaciones para las casetas, a partir de 2018, restringiendo la edición de este agosto a los tres lugares ofrecidos y que cuentan con informes técnicos favorables de la Policía Local.

El concejal de Cultura, Alberto Torralba, expresó la voluntad del equipo de gobierno de que esta actividad de las fiestas tenga una ubicación rotatoria, puesto que «supone un prejuicio importante para el descanso de vecindario». «Los vecinos de Jaume I han estado muchos años soportando las casetas y solo en 2015 recibimos más de 40 quejas de los residentes por este asunto», explicaron fuentes del Equipo de Gobierno. Además apuntaron que «la vía inicial era una área grande e incontrolable y en el que se han dado problemas graves de orden público, mientras que las nuevas ubicaciones planteadas son más fáciles de supervisar por la Policía».

En esta línea, la idea de volver a Jaume I no parece estar sobre la mesa del Equipo de Gobierno, a pesar de que esta era la sugerencia más destacada dentro del mismo sondeo.

Desde el grupo popular criticaron el «suspenso que los vecinos han dado a las modificaciones que introdujo el tripartito de Paiporta en las fiestas locales». Y recordaron que «esta calificación negativa se extiendo no solo a la ubicación de las casetas, sino también a las actividades infantiles, juveniles, los conciertos y actuaciones musicales, e incluso los propios horarios y ubicaciones del programa general de fiestas».

Desde el Partido Popular de Paiporta se reafirmaron en la valoración que realizaron en la primera comisión de Cultura, después de las pasadas fiestas del 2016, en la que le recriminaron al concejal de Cultura que habían sido unas fiestas «sectarias, excluyentes y realizadas de espaldas a las asociaciones».

El portavoz popular Vicente Ibor, exigió a la alcaldesa, Isabel Martín, que haga «un esfuerzo por entender y respetar la opinión y las sugerencias de los vecinos y de las asociaciones, dejando de imponer sus criterios, con ausencia total de diálogo, y que empiece a gobernar para todos sin exclusiones».

Los populares también criticaron «que la primera edil no acudiera a la reunión, pese a estar anunciada su presencia».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate