Las Provincias

Torrent proyecta legalizar cerca de 2.000 viviendas con el nuevo Plan General

El alcalde, Jesús Ros, junto a los ediles, Costa y Campos. :: lp
El alcalde, Jesús Ros, junto a los ediles, Costa y Campos. :: lp
  • El borrador reduce las hectáreas de suelo urbanizable de 500 a 300 y adaptará cuestiones legales como la protección de la huerta

Después de la presentación de los primeros trabajos de redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) a los grupos políticos, el alcalde, Jesús Ros, definió el modelo por el que apuesta el equipo de gobierno en tres puntos básicos. Uno de ellos es la «consolidación, en la medida de lo posible, de los núcleos diseminados, buscando una fórmula que permita legalizar las construcciones existentes pero evitando, a su vez, que puedan crecer». Esta medida afectaría y daría solución a cerca de 2.000 viviendas repartidas por el término municipal.

Otro de los puntos que Ros avanzó ayer en rueda de prensa, es la adaptación de la legislación vigente de la Generalitat Valenciana con respecto a cuestiones como la protección de la huerta, que ya está definida en la partida del Safranar, las zonas inundables o las infraestructuras.

Por otra parte, el alcalde, advirtió que el nuevo planteamiento reduce las hectáreas urbanizables de 500 a 300, «al eliminar una zona de uso terciario en las inmediaciones del colegio El Vedat». «Queremos que el plan disminuya la calificación de suelo urbanizable y se limite al que se ha previsto para el crecimiento de la población», añade.

En este sentido, Ros matizó que la información que el grupo Compromís, sobre la previsión de la construcción de 9.036 viviendas para llegar a los 100.000 habitantes en 2025, «ha sido un malentendido» y explicó que esta cifra «es la que no se ha ejecutado con el PGOU vigente, que prevé cerca de 4.000 residenciales y 4.000 en altura». «En estos primeros trabajos se ha definido el crecimiento poblacional que se espera y a razón de este, se harán las calificaciones de terreno que sean necesarias para asumirlo», añadió.

La máxima autoridad municipal no ocultó su «enfado» por la publicación en los medios de comunicación del plano del crecimiento futuro de la ciudad que trascendió del consejo de administración de la empresa pública Nous Espais. «Es un acto grave porque se ha desvelado la proyección urbanística y en este caso, se pueden producir las burbujas urbanísticas que critica Compromís», comentó.

No obstante, Ros matizó que «esto es un primer esbozo del nuevo PGOU realizada por una empresa externa, sin ninguna directriz política, que tardará entre cuatro y cinco años en desarrollarse». El encargo está en manos de una empresa privada desde el año 2010, con un presupuesto de más de 700.000 euros y que tras tres años de paralización, reactivó el equipo de gobierno socialista al asumir la alcaldía. Los trabajos continuarán perfilando el borrador a través de estas líneas generales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate