Las Provincias

Montones de basura dejan un vertedero ilegal junto a la huerta de Massanassa

Un residente pasea entre los residuos abandonados en Massanassa. :: lp
Un residente pasea entre los residuos abandonados en Massanassa. :: lp
  • Vecinos denuncian cúmulos de todo tipo de residuos «de más de un metro de alto» por la «falta de medidas de control» del Consistorio

«Decenas de montañas de basura de más de un metro de alto, con todo tipo de enseres». Es la situación que denuncian los residentes de Massanassa y la formación política Poble, que advierten de que en las inmediaciones del polígono, junto a las pequeñas parcelas de huerta que todavía existen en la localidad, se ha formado un «enorme vertedero ilegal que sufre continuos vertidos ilegales, mientras el Ayuntamiento mira para otro lado».

En esta línea, desde Poble criticaron el aumento incesante de «este basurero incontrolado en las inmediaciones del parque industrial de Massanassa donde llevamos años sufriendo todo tipo de vertidos incontrolados, sin ninguna acción por parte del Consistorio». De hecho, los afectados apuntaron que es frecuente desde hace años que en este emplazamiento se acumulen escombros procedentes de obras, muebles viejos, electrodomésticos y restos de pintura u otros productos inflamables; ya que se ha normalizado entre algunas personas el poder abandonar trastos y residuos en el lugar, «al no haber ninguna medida disuasoria en los alrededores».

«Esta situación está poniendo en peligro a los agricultores de la zona, ensuciando los campos y dañando un ecosistema ya de por si afectado por la fuerte urbanización que ha sufrido Massanassa en los últimos años», subrayaron. Asimismo, manifestaron que «no es de recibo que un emplazamiento tan cercano al Barranco de Chiva, una inmediata conexión con el Parque Natural de l'Albufera, esté en unas condiciones tan lamentables».

Desde Poble añadieron además que «esta no es una situación única en el municipio» y que de hecho «hay otros espacios en la ciudad donde también se están produciendo vertederos incontrolados, como en el Braç de Sant Pere, una de las pocas zonas sin urbanizar de la localidad junto a las áreas comerciales, donde se pueden encontrar desde sofás en las acequias a restos de ordenadores viejos y otros electrodomésticos abandonados.

Desde la agrupación incidieron en que «es muy triste contemplar que mientras en otros municipios cercanos los Ayuntamiento cuidan y protegen el espacio rural y se toman medidas para conservar la huerta autóctona, en Massanassa el estado de abandono por parte de las autoridades municipales es total».

Para ello desde la agrupación reivindicaron al Ejecutivo «que tome medidas eficientes para evitar más vertidos futuros y se aumente la vigilancia en todo el entorno». Incluso exigen que «se aumente la supervisión en esta zona por parte de las autoridades locales y se apliquen de inmediato las sanciones previstas en la Ordenanza Municipal para aquellas personas que vierten residuos».

Además se demanda que los operarios municipales procedan «al limpiado de aquellos lugares de la localidad donde se acumulan estas ingentes cantidades de residuos» y en el caso de ser emplazamientos de propiedad privada «que se actúe de oficio y se remita la factura de la adecuación a los propietarios».

Desde el Gobierno de Massanassa apuntaron que «es muy difícil llevar un control exhaustivo de todos los emplazamientos en la periferia del municipio» y criticaron que «haya gente incívica que abandone escombros y basura en zonas industriales alejadas de la población a sabiendas de que es ilegal» y criticaron que «se quiera hacer política con un asunto que no es culpa del Ayuntamiento, si no de las malas actuaciones de la gente».