Las Provincias

Desarticulan una banda que desvalijaba coches de turistas extranjeros en la A-7

  • La Guardia Civil esclarece un centenar de robos cometidos por un grupo que hacía ostentación en las redes sociales de dinero y vehículos de lujo

puçol. La Guardia Civil ha desarticulado un grupo de ladrones que se había especializado en desvalijar coches de turistas extranjeros en las áreas de servicio de la A-7 en Valencia, Castellón y Alicante. La operación Travel se ha saldado con la detención de ocho personas de nacionalidad rumana por su implicación en un centenar de robos cometidos en los últimos dos años en la Comunitat Valenciana, Cataluña y Murcia.

Según las 108 denuncias presentadas por las víctimas, la banda de delincuentes logró un botín de 180.000 euros entre las joyas, los aparatos tecnológicos y el dinero en efectivo que robaron y enviaron a Rumanía. Todos los arrestados proceden de Chitila, una población cercana a Bucarest, y hacían ostentación en las redes sociales de dinero, joyas y coches de alta gama.

La Guardia Civil intervino a la banda 11 vehículos, 6.635 euros, 2.550 libras, 1.140 dirhams, 25 relojes, 15 maletas, 17 bolsos, 20 móviles y 9 gafas de sol. Los agentes del instituto armado también se incautaron de piezas de joyería y una báscula que utilizaban para pesar el oro.

Los ladrones se hacían llamar la brigada de Chitila y residían en tres viviendas de Castellón, donde fueron detenidos. Elegían zonas de aparcamiento de fácil acceso para robar a extranjeros de avanzada edad. Mientras uno de los delincuentes preguntaba a la víctima por una dirección, otro miembro del grupo aprovechaba la distracción del turista para abrir la puerta del vehículo y sustraer los efectos de valor.

Algunas víctimas fueron arrastradas varios metros al agarrar con fuerza su bolso cuando los ladrones escapaban con un coche, y otras veces los ladrones fracturaron la ventanilla del turismo a pesar de que había personas dentro. Tras cometer el robo en pocos segundos, los delincuentes huían a toda velocidad con vehículos de alta gama y escondían el botín en las viviendas que alquilaban en poblaciones cercanas a la A-7.

Según explicó el cabo primero José Ramón Asensio, los ocho individuos arrestados actuaban de forma muy organizada y formaban varios grupos para delinquir. Los detenidos ingresaron en prisión y están acusados de los delitos de pertenencia a organización criminal, robo con fuerza, robo con violencia, hurto y falsedad documental.