Las Provincias

La Entidad de Saplaya estudia llevar a los tribunales su disolución

  • El organismo convoca una Junta General en la que decidirá si presenta un contencioso que podría paralizar el cierre acordado por el pleno

La Entidad de Conservación celebrará el próximo 8 de abril una Junta General «ante la decisión municipal de liquidar» este organismo, que se encarga del mantenimiento del algunos servicios públicos y del cuidado general de la zona residencial.

En la reunión, a la que están convocados todos los empadronados en este barrio del litoral de Alboraya, se llevará a cabo una votación sobre «las posibilidades legales de presentar un contencioso - administrativo», que deberá ser aprobado por los residentes. «Se trata del último cartucho del que disponemos para intentar salvar la Entidad», explicaron desde la dirección, que también presentará un recurso de reposición en el Ayuntamiento, en el que ya están trabajando.

«Los abogado a los que estamos consultando apuntan a que nuestra situación es excepcional debido a los servicios de mantenimiento de los que nos hacemos cargo, por lo que queremos seguir peleando», explicaron. Asimismo, subrayaron que «el procedimiento por el que se han rechazado muchas de las alegaciones presentadas, que han sido más de 600, no se ha llevado a cabo correctamente».

De acuerdo con los portavoces de la Entidad, en el contencioso se podría demandar la suspensión cautelar del acuerdo llevado a cabo por el Ejecutivo, con el objetivo de mantener el ente en funcionamiento, al menos hasta que se produzca una sentencia firme. «Es un proceso muy complicado, pero si los vecinos quieren vamos a llegar hasta el final, ya no solo porque los trabajadores nos vayamos a la calle, si no porque Port Saplaya tiene mucho que perder si desaparecemos».

En esta línea, los representantes advirtieron que «ya no solo se trata de la falta de mantenimiento que puede haber, si no que no sería de extrañar que el Ayuntamiento comience a subir el IBI u otros impuestos. Algunos por querer ahorrarse las cuotas, con el tiempo acabarán pagando el doble».

En la junta se llevará a cabo también «el inicio de las gestiones para constituir una Agrupación de Comunidades de Propietarios de todo el ámbito de Port Saplaya, que asuma los servicios y funciones de la Entidad en caso de desaparición definitiva de esta, y condicionada su puesta en marcha a la desaparición de la misma», un proceso que ya se había planteado como medida alternativa.

No obstante, desde el organismo subrayaron que «esto no es una tienda de ultramarinos, no podemos bajar la persiana y cerrar. Si finalmente no se puede llevar a cabo el contencioso nos queda un proceso largo de liquidación, ejecutar los cobros pendientes de todas los morosos; y hasta entonces seguiremos en activo».