Las Provincias

El incendio de Paterna arrasa cuatro empresas y deja en el aire más de 170 puestos de trabajo

fotogalería

Daños. Graves desperfectos en las empresas y preocupación de los trabajadores. :: D. TORRES

  • El trabajador que resultó herido declara a la policía que el incendio se inició en la operación de trasvase de un derivado de la acetona

Más de 170 puestos de trabajo peligran tras la destrucción de cuatro empresas en el gran incendio industrial que sembró el caos el miércoles en el polígono industrial Fuente del Jarro en Paterna. Otras cinco naves resultaron afectadas por las llamas y el humo, aunque no sufrieron los cuantiosos daños que ayer empezaron a valorar varios peritos en Indukern, Picken Gourmet, Arppe y Caselli, las cuatro firmas con mayores destrozos en el siniestro.

La división de química de la multinacional Indukern, presente en Paterna desde 2005, quedó reducida a cenizas y escombros. Los 9.000 metros cuadrados de la parcela que la empresa adquirió en 2014, ampliados y remodelados poco después, sucumbieron ante el fuego. Sus 30 empleados dependen ahora de la voluntad de la dirección de la empresa, cuya intención tras el siniestro es volver a empezar desde cero en Paterna, aunque aún es pronto para poder valorar los cuantiosos daños en la instalaciones químicas.

De Picken Gourmet, empresa familiar fabricante de productos cárnicos y con 73 trabajadores en plantilla, no queda nada en pie. Según su director general, Jaime Álvarez, el fuego arrasó toda la fábrica. El incendio llega en el peor momento, ya que la empresa había realizado una inversión de tres millones de euros y se encontraba en plena fase de expansión, con una facturación de once millones en el último año.

Ayer celebraron una reunión con la plantilla para explicarles la grave situación e informarles de que la familia propietaria quiere volver a contará con todos y cada uno de sus trabajadores, que inicialmente se verán afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) con compromiso de retorno. Ahora el problema estriba en cómo volver a dar servicio a sus clientes cuanto antes.

En un comunicado emitido ayer agradecieron las muestras de apoyo y solidaridad y dieron un «mensaje de tranquilidad» a empleados, clientes, proveedores y consumidores. Además, Álvarez no descarta aceptar la ayuda de otras empresas para poder fabricar en sus instalaciones.

Buscar soluciones

Caselli, otra de las firmas arrasadas por el fuego, es también una empresa familiar fabricante de productos de limpieza con una veintena de trabajadores en su plantilla. Según su portavoz, Tatiana Roig, el fuego destruyó la totalidad de las instalaciones, y apenas quedó en pie la fachada principal y parte de la estructura. Los responsables de Indukern, que era proveedor suyo, están «destrozados por lo que ha pasado», añade Roig, y quieren reunirse con los afectados para buscar soluciones lo antes posible. Desde Caselli, con 52 años de historia, subrayan que aún están barajando distintas opciones, desde el cierre hasta la reconstrucción. También recibieron numerosas ofertas de clientes y empresas de la competencia para que fabriquen en sus instalaciones, aunque les llevaría varios meses y corren el riesgo de perder clientes en ese periodo.

De Arppe, empresa familiar dedicada a productos para mascotas desde hace más de cuatro décadas, sólo se salvó la estructura de la nave. Todo el material que había en su interior «se ha volatilizado», explicó una trabajadora al borde de las lágrimas. Alvir y Aitana, seguida de Texper, una empresa de transportes y TMD Friction son otras de las firmas que se vieron afectadas parcialmente por el gigantesco incendio y las explosiones.

Declaración del trabajador

La Policía Nacional de Paterna tomó ayer declaración al único trabajador de la empresa Indukern que resultó herido en el incendio industrial. El joven explicó que el fuego se inició cuando trasvasaba un derivado de la acetona desde la cisterna del camión a un depósito del almacén industrial.

La llamarada se produjo nada más entrar en contacto con el recipiente metálico, según la versión también de la empresa siniestrada, por lo que los especialistas de la policía tratan ahora de determinar si el fenómeno de la electricidad estática

pudo causar una reacción química que inflamó el líquido volátil. Un equipo de Policía Científica realizará una minuciosa inspección en la empresa Indukern cuando los bomberos finalicen las labores de extinción del fuego, que anoche continuaban junto con los trabajos de contención del derrame de aguas contaminadas.

Foco del incendio

El foco del incendio fue localizado en la primera inspección realizada por los bomberos tras enfriar la zona del almacenamiento de productos químicos. Dos de los tres camiones que transportaban un derivado líquido de la acetona quedaron totalmente destruidos por las llamas, pero la cabina del tercer vehículo se salvó del fuego. Según informaron fuentes de Indukern, el incendio se habría iniciado cuando se trasvasaba la carga de este último vehículo. Las instalaciones de la empresa química cumplen con todos los requisitos legales para el almacenamiento de productos químicos líquidos, como hidrocarburos y alcoholes, y la compañía obtuvo en 2016 una certificación de seguridad y salud en el trabajo, aunque algunos trabajadores de las empresas contiguas se quejaban de malos olores procedentes de la nave donde se encontraban los depósitos que explotaron.

Indukern insistió ayer en la eficacia de su sistema de prevención de riesgos laborales implementado por la compañía en todos sus centros de España. Además, la empresa dispone de «un equipo especializado que trabaja para cumplir con los requisitos establecidos para velar por la seguridad de sus trabajadores y del medio ambiente», afirmó un portavoz de la industria química. Sin embargo, las medidas adoptadas por la compañía para prevenir accidentes y los certificados de seguridad no impidieron el gran incendio que destruyó cuatro empresas y afectó a otras cinco.

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, afirmó ayer que se tendrán que analizar los protocolos de seguridad existentes tras el grave siniestro. Mientras las administraciones públicas implicadas y la propia empresa química estudian las causas del gran incendio para evitar que vuelva a repetirse, los bomberos continúan los trabajos de enfriamiento de las naves quemadas para extinguir por completo el incendio. También centraron sus esfuerzos ayer en la contención del derrame de aguas contaminadas que se estaban filtrando a las alcantarillas del polígono.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate