Las Provincias

Paterna se despega del chicle

Un técnico retira chicles del pavimento situado junto al ayuntamiento. :: lp
Un técnico retira chicles del pavimento situado junto al ayuntamiento. :: lp
  • Una potente máquina se encarga desde ayer de eliminar cada uno de estos feos pegotes que salpican todas las ciudades

El Ayuntamiento de Paterna ha declarado la guerra al chicle. Miles de manchas negras que se acumulan en aceras, mobiliario urbano y amplios tramos del casco histórico tienen los días contados. Una potente máquina se encarga desde ayer de eliminar cada uno de estos feos pegotes que salpican todas las ciudades con un componente ecológico que no necesita ni agua ni productos químicos.

El hecho de que los operarios no usen agua a presión evita que se pueda provocar algún tipo de daño sobre el material 'atrapado' por la goma de mascar, especialmente cuando se trata de elementos con valor patrimonial o histórico.

El objetivo no es sólo eliminar esta fea imagen, cada vez más habitual en calles y aceras, sino también acabar con un foco «inmenso de gérmenes, pues los chicles pueden contener hasta 50.000 bacterias diferentes, además de que en épocas calurosas se reblandecen y se pegan a nuestros zapatos, ocasionando bastantes molestias», explican los técnicos promotores de esta iniciativa en marcha ya en Paterna. Así, con este sistema de eliminación, que no requiere tratamientos previos, ni cables de alimentación o productos químicos, el operario retira en tres segundos un chicle adherido a cualquier superficie, incluidas moquetas o textiles de espacios públicos que ahora pasarán por el cepillo de este destructor de restos pegados. El Gran Teatro Antonio Ferrandis será, por ejemplo, uno de los espacios que se limpiarán en los próximos días con esta nueva aplicación.

La máquina 'quita-chicles' permite eliminar mil manchas de este tipo en una hora con una combinación de calor, presión y un «producto de limpieza natural derivado de vegetales», según explican fuentes municipales. Un cepillo de latón se encarga de acicalar superficies como el hormigón, piedra natural, asfalto u otras habituales en la ciudad. Uno de nylon sirve para madera o moquetas.

Paterna quiere dejar sus calles como los chorros del oro y para conseguirlo ha implantado en los últimos meses varias actuaciones poco habituales. A la desinfección exhaustiva de calles y aceras a alta temperatura con detergente, se suma el uso de una nueva pintura que repele la orina en farolas, bancos, semáforos o muros y el perfume en baldeos. También está a punto de concluir la limpieza y restauración del antiguo adoquín de la Plaza del Pueblo con máquinas limpiadoras procedentes de Barcelona y Sevilla, capaces de retirar el mortero adherido sin dañar estos elementos colocados hace ya casi un siglo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate