Las Provincias

Torrent negocia con el pozo privado para dar agua a las urbanizaciones

  • La empresa Aigües de l'Horta propone utilizar parte de la red para suministrar a 142 familias de la colonia Buenavista y Falda de la Sierra

El equipo de gobierno de Torrent se reunió ayer con los vecinos de la colonia Buenavista y Falda de la Sierra para informarles sobre las negociaciones que el consistorio, junto con la empresa Aigües de l'Horta, están llevando a cabo con el propietario del pozo privado que les suministraba el agua de riego con el fin de poder utilizar una parte de sus instalaciones para restablecer el servicio de forma provisional.

Según informó el alcalde, Jesús Ros, en rueda de prensa, «vamos por buen camino» y matizó que «los problemas se resuelven buscando soluciones y llevamos un mes de reuniones intensas». «Sabemos que esto sería provisional y por eso estamos trabajando para revertir la situación de forma definitiva desde el primer momento», añadió.

Los residentes en estos dos núcleos diseminados llevan cerca de cinco meses sin el suministro de agua de riego debido a que el pozo privado que les daba el servicio se quedó sin caudal. Desde entonces, tienen que hacer acopio de garrafas de agua para poder realizar acciones tan cotidianas como lavar los platos, la ropa, ducharse o tirar de la cadena, y advierten del despoblamiento de la zona.

El concejal de Hacienda, Andrés Campos, anunció durante la misma rueda de prensa, que el ayuntamiento está elaborando una memoria de sostenibilidad, dentro del plan de implantación y puesta en marcha de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), para que sirva como un documento estratégico del comportamiento de la administración local. «Este informe nos dirá cómo lo estamos haciendo, y hacia dónde nos dirigimos», matizó Campos, «así, mostramos el compromiso del consistorio con todos los grupos de la ciudad».

«Se valorarán las acciones cotidianas como la relación con los proveedores, los productos que consume el ciudadano o la movilidad, para marcar cuestiones como una guía de lenguaje no sexista, un comercio justo o si conviene más una flota de transporte híbrido o mixto, por ejemplo», explica el edil.

Certificado

La evaluación tendrá una duración de entre cuatro y cinco meses, siguiendo los indicadores de la Unión Europea, lo que permitirá que Torrent cuente con el certificado de AENOR y se convierta en la primera ciudad de España en conseguirlo. Tras este periodo, se emitirá una declaración del alcalde, Jesús Ros, «como si se tratara del gerente de la empresa», con los compromisos de futuro.

Campos señaló que este documento «se integra dentro de las medidas para la transparencia» para que «los ciudadanos se implique en la definición de una estrategia para identificar, controlar y mejorar los impactos económicos, sociales y ambientales de nuestra ciudad». «Nuestra política es de hechos, no de palabras», puntualizó.

De igual forma, el edil avanzó que el equipo de gobierno «sigue trabajando en la elaboración de los presupuestos municipales» y que el retraso en su presentación «se debe, principalmemente, a que el Gobierno central todavía no ha comunicado las instrucciones como, por ejemplo, el techo de gasto».