Las Provincias

El abandono cruza los puentes de l'Horta

Puente entre Manises y Paterna durante los trabajos de construcción. :: lp
Puente entre Manises y Paterna durante los trabajos de construcción. :: lp
  • Las pasarelas de Paterna-Manises y Quart-Mislata siguen a la espera de una actuación urgente ante la falta de financiación de las administraciones

  • La falta de mantenimiento deteriora algunas infraestructuras

Algunos de los puentes más relevantes de l'Horta comienzan a deteriorarse por la falta de mantenimiento por parte de las administraciones. Es el caso de las pasarelas que unen los municipios de Paterna con Manises y Quart de Poblet con Mislata, en las cuales el abandono está generando ya quejas desde algunas agrupaciones.

En esta línea se mostraron ayer desde el grupo popular de Manises, al denunciar «la pasividad de la Diputación de Valencia en lo que respecta al mantenimiento del puente Manises-Paterna y la reposición de alumbrado». Precisamente en el último pleno, el Partido Popular junto al resto de grupos políticos, solicitaron que la institución provincial se hiciese cargo de estos desperfectos. Sin embargo las ayudas siguen sin llegar.

En la actualidad, la pasarela se encuentra sin ningún tipo de luz, lo que ha ocasionado diferentes incidentes, debido a la escasa iluminación y visibilidad al tratarse de una zona muy transitada, tanto por peatones, en muchos casos practicando deporte, como de vehículos. «Es imprescindible resolver este problema, antes de que tengamos que lamentar algún accidente o atropello», advirtió Francisco Izquierdo, portavoz de la formación.

El regidor de la Diputación, Pablo Seguí, calificó el puente como «un proyecto faraónico de la etapa de Enrique Crespo como alcalde, que está sobredimensionado y que requiere un mantenimiento demasiado elevado». En esta línea, Seguí aseguró que dicha infraestructura se encuentra lejos del modelo que persigue la nueva corporación, «no tan grandes pero que resuelven problemas reales de la gente» y dejó claro que «no está entre las competencias de la Diputación pagar la iluminación de estas infraestructuras, ya que para eso están los ayuntamientos», algo que fue criticado por el grupo popular ya que «es un servicio que dicha corporación venía sufragando hasta 2015».

Sin embargo, esta no es la única infraestructura que necesita de una actuación urgente. Recientemente el Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana, José Cholbi, ha tenido que dirigirse directamente al Ayuntamiento de Quart de Poblet para exigir una actuación que ponga fin al problema de accesibilidad que imposibilita a muchos ciudadanos, especialmente aquellos con movilidad reducida, cruzar el puente que enlaza esta población con la localidad limítrofe de Mislata.

Al final de este paso hay una barrera arquitectónica especialmente limitativa no solo para las personas con problemas de movilidad reducida sino también para vecinos que pudieran encontrarse con las mismas o parecidas limitaciones como personas mayores o aquellas que llevan a sus bebés o niños pequeños en carrito, las que arrastran alguna carga o las que se desplazan en bicicleta. Y es que todo aquel que necesite pasar por el puente debe superar 20 escalones con alta inclinación, lo que supone un obstáculo insalvable para muchos vecinos y que de acuerdo con el Síndic «es una forma sutil de discriminación ya que limita las posibilidades de un grupo heterogéneo de personas a la hora de desplazarse de forma autónoma».

En esta línea, Cholbi recordó «la obligación de los poderes públicos de garantizar el derecho a la dignidad y accesibilidad de las personas con discapacidad. Unos derechos que quedan reflejados y articulados en diferentes normas estatales y autonómicas con el principal objetivo de mejorar la calidad de vida de estas personas». Para ello, se han recabado informes tanto del propio Ayuntamiento de Quart de Poblet como de la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, instando a todas las administraciones implicadas a intervenir de inmediato en esta infraestructura.