Las Provincias

La oposición de Moncada se rebela contra «el oscurantismo» del ejecutivo

Miguel Gallego, Cristina Noguera y Jesús Gimeno, ayer en su denuncia conjunta. :: lp
Miguel Gallego, Cristina Noguera y Jesús Gimeno, ayer en su denuncia conjunta. :: lp
  • PP, Compromís y Ciudadanos reprueban en bloque al equipo municipal por «la falta de transparencia» y «la negación de informes, facturas y expedientes»

A pesar de las evidentes diferencias políticas, Partido Popular, Compromís y Ciudadanos se rebelaron ayer contra «el oscurantismo y la falta de transparencia» del equipo local de Moncada, actualmente conformado por una coalición entre PSPV, EUPV y Guanyem.

Las tres formaciones denunciaron la negación sistemática de «informes, facturas y expedientes» a los grupos de la oposición en un gobierno que se encuentra «en una situación de minoría total, con siete concejales de los 21 que tiene el hemiciclo».

En esta línea, los regidores, Miguel Gallego, del grupo popular, Cristina Noguera, de Compromís, y Jesús Gimeno, de Ciudadanos, reprobaron públicamente al ejecutivo y subrayaron «el profundo malestar e indignación con las actitudes mostradas por el equipo de gobierno y por su falta de respeto con los grupos de la oposición», ya que «a pesar de recurrir a los instrumentos legales habilitados, recibimos el silencio por respuesta, queriendo hacer responsable de este desgobierno a los técnicos municipales».

En esta línea, el representante popular citó a modo de ejemplo, que siguen esperando los informes que justifiquen el cambio de uniformes de la Policía Local. Asimismo también recordó prácticas «que rayan la ilegalidad», como que no se haya entregado la documentación que justifique «porqué el concejal de Deportes, compañero sentimental de al alcaldesa, ha autorizado solamente el pago de la fundación de fútbol municipal, y no el del resto de clubes deportivos» o que los informes técnicos que autorizaron la viabilidad económica del festival de Dj's 'Moncada Festival', y la venta de bebidas alcohólicas en el evento, estuviesen firmadas exclusivamente por el concejal de fiestas del consistorio». El representante de Ciudadanos criticó que los grupos «sigan encontrando expedientes vacíos, sin auditorias, ni actas» y recordó que «tienen registros de entrada sin responder desde hace más de un año», lo que supone «una presunta ilegalidad». «Si seguimos sin tener respuestas estudiaremos acudir a la Fiscalía, al Sindic de Greuges o la Delegación del Gobierno», detalló Martín, que a pesar de todo recordó que «podríamos denunciar y esperar dos años a que salga una resolución, pero lo único que pedimos es la información que tenemos derecho a saber».

Por su parte, la edil de Compromis lamentó la forma de gobernar «de un partido que dice ser de izquierdas» con actuaciones «muy poco democráticas». La regidora criticó que «un gobierno que dice ser del cambio lleva impidiendo el trabajo de la oposición desde hace año y medio» y «nosotros tenemos que atender a nuestros votantes».

Ademas lamentó que un gobierno que iba a ser participativo, siga sin realizar ni una consulta ciudadana, o que la alcaldesa, Amparo Orts, no permita la palabra al público al terminar los plenos, a pesar de que el hemiciclo aprobase una moción para ello el año pasado.

La denuncia surge después de que el pasado viernes se llevará a cabo un tenso pleno extraordinario, que terminaron por abandonar todos los grupos. En el mismo, los tres partidos que se han rebelado contra el ejecutivo pretendían llevar a cabo una moción de reprobación, que finalmente no se pudo escenificar, debido a un desacuerdo entre los grupos y el ejecutivo por el mecanismo usado para llevarlo en el orden del día.

En el pleno, la primera edil impidió la lectura de un manifiesto conjunto «por estar faltando a la verdad». Además, Orts manifestó que «los informes que no se han entregado es porque los técnicos y el secretario no los consideran necesarios» y lamentó que «la oposición no quieran trabajar y estén intentando bloquear al gobierno».