Las Provincias

La Junta Fallera de Torrent revisa el protocolo que obliga a usar los tres moños

  • Las quejas de algunas comisiones propiciaron una reunión para escuchar sugerencias sobre la normativa y realizar cambios

La Junta Local Fallera de Torrent revisará las normas de protocolo que las falleras mayores y sus cortes firmaron al ser elegidas en sus cargos y que impone la obligación, por primera vez, de llevar los tres moños independientemente del traje que luzcan, en contraposición con el reglamento fallero de la ciudad.

Lo que pretendía ser una reunión de unos pocos, con expertos en indumentaria, se convirtió en una congregación de falleros de las diferentes comisiones para dar sus puntos de vista sobre la normas protocolarias que se modificaron el año pasado sin pasar por la aprobación de ningún ente.

Varias comisiones apuntaron que los tres moños dejen de ser obligatorios y que, tal y como recoge el reglamento fallero, «el peinado vaya acorde con la indumentaria», como es la caso del traje del siglo XVIII que puede llevarse con uno solo. De igual forma, se puntualizó que los acompañantes masculinos de las falleras y cortes «deberían llevar la cabeza cubierta», aunque se matizó que debería quedarse en una recomendación.

En esta línea, se propuso a la junta local que solicitarán consejo a indumentaristas expertos porque hay algunos matices que solucionar como el uso de la blusa negra y rayada, «que no se considera como parte de la indumentaria valenciana y sí lo es». «Estas cuestiones no son temas que deban decidir ni los presidentes ni los falleros sino que deben ser especialistas en estas materia», señalaron algunos de los presentes.

Por otra parte, las comisiones se centraron en las normas de vestir cuando las falleras van de «particular». En estos casos se propuso que fuera «a elección de ellas y según su criterio», pero siguiendo las normas generales de protocolo que marcan para las mañanas y tardes pantalón largo y falda corta por la rodilla, y para las noches pantalón, vestido o falda largos.

No obstante, las propuestas que se recogieron en esta reunión no modificarán la normativa aplicable en las fallas de este año, ya que las componentes ya han firmado las normas actuales y, por tanto, las han aceptado.

Los representantes de la junta local se comprometieron a estudiar las sugerencias y servirán para elaborar un nuevo manual de cara al próximo ejercicio, retomando el de 2013, que está redactado de acuerdo con el reglamento fallero, para evitar desavenencias con el mismo, como lo ocurrido este año con la obligación de llevar los tres moños.

Esta situación fue la que provocó las protestas en el seno de algunas comisiones que levantaron la voz contra unas normas que no estaban aprobadas por ninguna asamblea de presidentes y que, además, son de «obligado cumplimiento» para las falleras mayores y sus cortes, aplicando «sanciones» en el caso de que se desobedezcan.