Las Provincias

La mesa de los ponentes en las jornadas. :: lp
La mesa de los ponentes en las jornadas. :: lp

Torrent propone crear un plan para revitalizar el centro histórico con fondos europeos

  • Las jornadas sobre el casco antiguo concluyen con las propuestas vecinales y técnicas para potenciar sus atractivos y valor patrimonial

Las jornadas sobre el casco antiguo, organizadas por el ayuntamiento y TAUT Centre Històric, Arquitectes per Torrent, han concluido ofreciendo una visión global de la problemática que hoy en día se vive en el barrio. La participación de los vecinos, a través de mesas redondas, han conseguido recoger sugerencias que quedarán plasmadas en el nuevo plan de protección especial del casco antiguo que proyecta el equipo de gobierno.

En la última de las sesiones se planteó la conveniencia de apostar por la rehabilitación de viviendas frente a la construcción de nuevas. «No es más caro construir que restaurar y en este último caso, los beneficios redundan en empresas del municipio creando una economía más sostenible», señaló el arquitecto, Vicent Meseguer, de TAUT.

Meseguer señaló como conclusiones de estas jornadas la necesidad de «crear un plan piloto con el nuevo concepto de ciudad y las actuaciones a realizar para que se puedan subvencionar a través de fondos europeos» y «seguir con el proceso de participación ciudadana para difundir el valor y la calidad de vida del centro histórico».

En este sentido, se ha emplazado a los agentes sociales a una nueva mesa redonda para analizar y ofrecer soluciones. «Las actuaciones deben ir destinadas a crear una ciudad más amable y de relaciones sociales, con la recuperación de las plantas bajas», añadió el arquitecto, quien además, señaló que «hay que hacer una reflexión sobre el patrimonio de esta zona de la ciudad».

Durante tres días, las ponencias de arquitectos y técnicos, que se han realizado en el Antic Mercat, han mostrado las posibilidades que hay en la actualidad para conseguir revitalizar el casco antiguo, a través de la potenciación de los comercios y locales, que invite a los ciudadanos a visitar el casco antiguo, y fomentando los atractivos como la calidad de vida en esta zona de la ciudad o su valor patrimonial, con construcciones históricas como la Torre y su fosado, que está cubierto.

Los agentes sociales del vecindario han podido expresar su opinión y sugerencias respecto a aspectos como la movilidad, donde se ha puesto de relevancia el problema que supone la falta de aparcamiento en la zona, y otros como la protección del paisaje urbano, conservando su trama y estructura arquitectónica, y los edificios más emblemáticos.