Las Provincias

Alaquàs obliga a los dueños de perros a llevar un kit de limpieza y bolsas especiales

  • El equipo de gobierno llevará al pleno esta modificación de la ordenanza de tenencia de animales que endurece las multas hasta los 750 euros

Al igual que hizo Torrent hace apenas una semana, el equipo de gobierno de Alaquàs propondrá al pleno una modificación de la ordenanza sobre tenencia de animales que obliga a los propietarios a llevar bolsas impermeables y productos de limpieza para desinfectar la zona donde defequen o miccionen sus mascotas. Además, establece multas de hasta un máximo de 750 euros a aquellos dueños que incumplan la normativa.

El texto, similar a la propuesta del consistorio torrentino, señala que para la recogida de los excrementos, «el conductor del animal está obligado a ir provisto de bolsas impermeables para su retirada y a depositarlos en los lugares adecuados señalados por los servicios municipales». También exige «llevar consigo un envase con producto líquido de limpieza y desinfección adecuado y suficiente para rociar sobre la superficie donde se depositen los excrementos o el orín».

En la misma línea, advierte que las personas que conduzcan perros u otros animales «deberán impedir que éstos depositen sus excrementos y micciones en la vía pública y en general en cualquier lugar dedicado al tránsito de peatones, salvo lugares habilitados especialmente para ello» y propone que «para que los animales defequen, deberán llevarlos a los alcorques de los árboles si existieran o a la calzada junto al bordillo y lo más próximo al imbornal del alcantarillado».

Esta iniciativa se completará, tal y como avanzan fuentes municipales, con una campaña informativa «para dar a conocer todas estas medidas e incrementará también la señalización en los espacios públicos».

De igual forma, se habilitarán diferentes operativos de la Policía Local que velarán en los parques y jardines por el cumplimiento de la ordenanza y recuerdan que durante estos años, la Unidad Canina «ha realizado una gran labor en este sentido y se ha demostrado que su presencia en las zonas de mayor afluencia de público ha sido positiva».

La alcaldesa, Elvira García Campos, manifiesta que el problema que ocasionan los excrementos y el orín en la vía pública «no es solo una cuestión de estética y limpieza, si no que es un problema higiénico-sanitario que nos afecta a todos y todas y que puede transmitir enfermedades». La primera edil destaca «el coste que supone para las arcas municipales un comportamiento incívico de los propietarios de animales» y remarca que «es nuestra obligación poner en marcha acciones para mejorar la convivencia».