Las Provincias

La Torre, punto neurálgico del casco antiguo de Torrent. :: lp
La Torre, punto neurálgico del casco antiguo de Torrent. :: lp

Torrent revitalizará el centro histórico y sus comercios para atraer residentes

  • El ciclo 'Torrent'em-plaça' sentará las bases del futuro plan de protección con las propuestas de los vecinos

Torrent quiere acicalarse para convertirse en un atractivo residencial y comercial. Una de las propuestas de la primera jornada sobre el casco antiguo, organizadas por el ayuntamiento en colaboración con el grupo Taut Centre Històric, Arquitectes per Torrent, es la necesidad de fomentar la existencia del comercio tradicional y la presencia de locales para revitalizar el centro.

La propuesta salió de la mesa en la que participaron representantes vecinales y del tejido asociativo, que dieron su punto de vista sobre las ventajas y desventajas de vivir en este sector de la ciudad. La idea fue que estos establecimientos «dan vida al centro histórico y, al mismo tiempo, fomentan que las personas salgan a pasear por sus calles».

No obstante, también hubo opiniones discordantes que apuntaron que «no solamente hay que basarse en esa idea sino que se tiene que crear un centro histórico donde las personas estén interesadas en venir a vivir y no sea sólo de paso».

En este sentido, en esta parte final, se debatió sobre las carencias que tiene el sector y las dificultades para atraer al visitante, la arquitectura y las manifestaciones culturales, religiosas y tradicionales que se realizan. Las preguntas planteadas se basaron en los tres puntos de vista como son el histórico, el arquitectónico y el social.

La concejal de Urbanismo, Inma Amat, señaló, durante la inauguración de las jornadas, que «estamos estudiando la imagen identitaria del centro histórico de nuestro municipio, fomentamos la participación pública mediante la exposición del trabajo de análisis y la reflexión de la historia y los valores culturales del mismo». Amat añadió que «en esta primera sesión hemos tratado diferentes temas, entre los que destacamos el desarrollo de los negocios en el casco antiguo, desde el punto de vista de los colectivos sociales representativos».

Por su parte, el alcalde, Jesús Ros, recalcó que «la importancia de estas jornadas, reside en que servirán para establecer las líneas maestras que determinarán las políticas del ayuntamiento para el centro histórico en los próximos años, una asignatura pendiente del consistorio con los vecinos de esta zona».

Ayer, se retomaron las sesiones con el análisis del Plan Especial de Protección y de Reforma Interior del centro histórico (PEPRI) que se encuentra paralizado en la Conselleria mientras el ejecutivo socialista redacta las nuevas modificaciones, incluyendo las conclusiones que se desprendan de estas jornadas, y se pusieron sobre la mesa las actuaciones realizadas en otras ciudades como Peñíscola, Onda y Villena.

En la última sesión, que será esta tarde, se hablará del manual de rehabilitación como herramienta para la divulgación del patrimonio residencial, se analizará la movilidad en esta zona de la ciudad y se debatirá sobre la gestión pública y la participación ciudadana como medio para revitalizar el centro histórico.

Críticas por el empedrado

Los vecinos de las calles del casco antiguo Santa Ana, Sant Antoni de Padua y de Mare de Déu del Rosari critican la «lentitud» de las obras que se están realizando después de que hayan sido paralizadas en dos ocasiones por la Conselleria de Cultura.

La primera debido a la protección del empedrado, que denunciaron diversos colectivos y que se especifica en el plan de protección del casco antiguo, y la segunda porque el consistorio no había realizado las catas arqueológicas correspondientes «como se piden a cualquier vecino».

Los residentes denuncian la «falta de información» por parte del consistorio que les impide saber cuándo «podemos acceder a los garajes». Los populares han recogido todas estas quejas y critican «la mala gestión del equipo de gobierno, que está perjudicando a los vecinos en unas obras que se están eternizando, por culpa de no haber realizado los trámites que tocaban con la consellería».