Las Provincias

Una semana sin ascensores

  • El ayuntamiento ultima la adaptación a la normativa para devolver el servicio en La Casa de la Cultura, el Centro de Mayores, el consistorio y las oficinas municipales

  • Una inspección obliga a detener los elevadores en Alboraya

El cambio en la contrata de explotación de los ascensores municipales de Alboraya ha dejados sin servicio a la mayoría de inmuebles municipales. Durante una semana, edificios como La Casa de la Cultura, las oficinas municipales o el propio consistorio han tenido que detener sus respectivos elevadores, después de que la Inspección Reglamentaria de Ascensores obligará su suspensión para adaptarlos a la normativa vigente. El incidente ha provocado quejas entre los vecinos, algo que fue denunciado por el grupo municipal popular en el último pleno ordinario.

«El acondicionamiento de estas unidades, debía incluir una placa en el foso de las mismas, algo que la nueva empresa rechazó realizar, ya que los cambios debían haber sido sufragados por la anterior compañía, lo que obligó a ambas empresas y a los técnicos a llegar a un acuerdo y llevar a cabo las oportunas adecuaciones», explicó ayer la teniente de alcalde de Alboraya, Ana Bru, a LAS PROVINCIAS.

«Al parecer, la primera contrata tuvo una serie de problemas burocráticos para acometer las actuaciones al no tener ya un contrato vigente con el consistorio, lo que alargó el proceso de reparación y lo hizo coincidir con la inspección reglamentaria, que ya había sido retrasada inicialmente», detalló Bru.

«Los técnicos consideraron oportuno que hasta que no se cometieran los cambio, lo mejor era paralizar el servicio de los elevadores, por lo que desde mediados de la semana pasada se procedió al apagado de los mismos».

«La mayoría de ascensores funcionan correctamente y solo se han parado por este motivo», señaló la edil y, en esta línea, recalcó que «en ningún momento se ha corrido ningún riesgo para la seguridad de los ciudadanos».

No obstante, la regidora subrayó como excepción el elevador del Centro de Mayores, también parado, que «a pesar de ser el más moderno, está sufriendo una gran cantidad de fallos en los mecanismos y ha tenido que ser reparado en diferentes ocasiones por problemas en las piezas».

Bru recalcó que «los técnicos están ultimando los trabajos para que todas las infraestructuras vuelvan a su funcionamiento ordinario de manera inminente».

En esta línea, la teniente de alcalde aseguró que «el pronóstico de la empresa es que en el día de hoy ya estén funcionando todos los ascensores» y recalcó que «somos conscientes de que hay gente que no puede utilizar las escaleras y, por ello, los técnicos se están dado la mayor celeridad posible, pero a veces, lamentablemente, pasan este tipo de cosas».