Las Provincias

Torrent redacta un proyecto para la rehabilitación del Palacio Giner Cortina

El estado actual del Palacio Giner Cortina en Torrent. :: antonio marín
El estado actual del Palacio Giner Cortina en Torrent. :: antonio marín
  • La intención del consistorio es que sea el propietario quien «asuma el coste de la reforma» de este Bien de Relevancia Local

El Ayuntamiento de Torrent está elaborando un proyecto para la rehabilitación de la edificación del Palacio Giner Cortina, actualmente en manos privadas y en venta desde hace cerca de cinco años, tal y como avanzó el alcalde, Jesús Ros. La previsión es que, una vez concluido, «se inste al propietario a hacerse cargo de la recuperación del inmueble», que cuenta con la declaración de Bien de Relevancia Local.

Con este proyecto el consistorio pretende solucionar los problemas de «forma» que provocaron que el expediente de declaración de ruina del palacio fuera anulado por una sentencia del TSJCV, que estimaba parcialmente la apelación del propietario.

La razón que se dio fue que en el expediente «no se concreta las obras cuya ejecución les impone, ni tampoco su coste ni el estado físico de la construcción» y esta falta de concreción «impide saber si las obras superan el límite del deber normal de conservación».

El pleno del 3 de junio de este año aprobó una moción, presentada por Compromís y apoyada por el resto de grupos, por el que se solicitaba que el ayuntamiento retomase el expediente de declaración de ruina y se dictara una nueva orden de ejecución de rehabilitación a cargo del propietario.

La propuesta también señalaba la «necesidad urgente» de apuntalamiento de puertas y ventanas. El proyecto que se está redactando pretende matizar las actuaciones que deben realizarse en la propiedad para conservar este Bien de Relevancia Local, cuya recuperación lleva años reivindicándose desde diversos colectivos.

Denuncias

El último en hacerse eco del estado en el que se encuentra el palacete ha sido la Asociación Cultural Republicana Constantí Llombart. En un comunicado, la asociación, tras su visita a la propiedad, señalaba que «las obligaciones legales que tiene el legítimo propietario han sido ignoradas de manera reiterada y consciente, no actuando tampoco de manera subsidiaria el ayuntamiento, a pesar de la existencia de diversas denuncias».

Desde la entidad señalaron que «próximamente daremos a conocer nuestras actuaciones para lograr salvar de la ruina definitiva a esta singular muestra del eclecticismo arquitectónico valenciano» porque, como argumentan, «la labor de conservación y uso de estos bienes es tarea de todos, no siendo una labor exclusiva de las instituciones».

En el comunicado también recordaron que «existen dos proyectos de restauración», y que «no estaría mal que el ayuntamiento y la Dirección General de Cultura y Patrimonio hiciesen un esfuerzo por coordinarse y entablar conversaciones con el legítimo propietario a fin de llegar a un acuerdo ventajoso para todas las partes afectadas».

Por su parte, el propietario, Felipe García, ha defendido desde el principio su «interés por protegerlo» aunque señaló en varias ocasiones que el edificio está «en ruinas y sería muy costoso devolverlo a su estado original». No obstante, García ha acatado los requerimientos del consistorio, el último de ellos fue la reparación del muro exterior de la propiedad por el riesgo de caída que existía.